domingo, 16 de noviembre de 2014

Futuro y Trascendencia (y II)


 
“Los últimos acontecimientos en el espectro político español, como la falsa consulta soberanista catalana del 9-N, los desmanes económicos del Ministerio de Economía, el escándalo soberano de las “tarjetas opacas” de Bankia o las aventuras y picaresca del “pequeño Nicolás”, que copa ahora todos los titulares de la prensa y la actualidad rosa del país, nos vemos abocados a salir de la caverna platónica de nuevo, para hablaros de lo que está pasando, y opinar acerca de por qué sucede, cómo sucede y para qué sucede, el cómo deberían afrontarse estos problemas, solucionarse de manera tajante y eliminar de la sociedad estos reductos de corrupción, infección amoral y suciedad institucional, que permite a los movimientos populistas como Podemos, IU, los anti sistema y aberchales pro palestinos y anti taurinos irse abriendo paso en la sensibilidad de los ciudadanos de a pie, prometiendo falsos paraísos administrativos y “soluciones definitivas”, cuando hemos dicho miles de veces que no hay soluciones definitivas para problemas concretos… algo malo oculta el que promete esa clase de soluciones, un plan detrás del plan, como la agenda oculta de Mariano Rajoy Brey, sirviendo al Nuevo Orden Mundial y las élites económicas de Wall Street, esas trece familias corporativistas y económicamente todopoderosas que deciden en todo momento el destino y la suerte de países tercermundistas, como el caso de España. La amenaza del virus del Ébola, el salto de la valla de Melilla por parte de oleadas ingentes de inmigrantes centroafricanos y la amenaza de un Marruecos ansiando apoderarse de las dos ciudades del norte de África, así como de las Islas Canarias y los pozos petrolíferos de sus aguas, que ya ha comenzado a explotar haciendo caso omiso de las advertencias de nuestro ministro de asuntos exteriores, nos hacen adivinar un panorama nada favorable al Ejecutivo Central, que sigue teniendo un líder sumido en un trance hipnótico sumiso hacia el asesor Arriola, y que ignora los llamados de sus ciudadanos y la terrible desgracia de ver cómo todos los meses, miles de militantes del PP abandonan el barco de las gaviotas para ir por libre, o sumarse a otras y más prometedoras alternativas políticas, más modernas y con más bases ideológicas o posibilidades electorales de cara a las necesidades de los actuales votantes, hartos ya de que los estafen, los mientan o los extorsionen con constantes medidas hipotecarias, tasaciones abusivas o baterías de impuestos crecientes, que no restituyen la economía del país, sino que nos sumergen en una crisis estructural en donde el Estado devora ya el 100% del PIB y se endeuda hasta límites insospechados. Necesitamos esos brotes verdes, ese aire fresco que no llega, pero que seguramente no llegue ni de los dos grandes partidos, las dos formaciones mayoritarias que han copado el poder tanto tiempo, pero tampoco de las agrupaciones populistas y chavistas de extrema izquierda, en donde sus “soluciones definitivas”, pasan por la persecución y el encarcelamiento de todos aquellos que no piensen como el Polivurov marxista de Pablo Iglesias.

Además, el relativismo moral ha alcanzado en este país cotas increíblemente peligrosas, el materialismo ha desbancado el respeto por la tradición familiar o el derecho a la vida, y más que nunca, la persecución de cristianos se hace patente, cuando hay psicólogos aberchales que dicen que los creyentes “sufren de una enfermedad mental grave”… simpatizando con movimientos como el Estado Islámico, favoreciendo la unión de gais y lesbianas, promoviendo el “sexo libre” y el consumo de drogas o el alcohol, estos colectivos perfectamente programados por los masones y miembros corporativistas del NOM, han socavado los cimientos mismos de las creencias y los pilares fundamentales del ser humano, para establecer un método de control masivo sobre la sociedad a través de un nuevo método de dominación, el de la esclavitud económica: somos libres, sí, pero si no tienes dinero para permitirte ciertas cosas, no puedes moverte del sitio, eres esclavo del consumismo, de tus deudas cada vez mayores, de los precios cada vez más altos, y de los sueldos cada vez más bajos, de las letras que has de pagar al banco, de tus acreedores ansiosos de desplumarte, eres un siervo que si no paga una de esas cuotas, pues ha de ir a la cárcel por morosidad. Todo este movimiento de persecución, acoso y derribo está diseñado por un ejército de expertos en psicología, sociología y antropología, que trabajan en secreto para los poderosos y los accionistas, permitiéndoles manipular al máximo las debilidades de la naturaleza humana para, simplemente, obtener los beneficios de la especulación y mantenerse en el poder. Estos psicópatas, que no tienen otro nombre ni calificativo que se les merezca, tiran de todos los recursos a su disposición, desde el soborno hasta la extorsión, la compra de patentes que liberalizarían el sector energético hasta el asesinato, la manipulación de los medios de comunicación, etcétera. Todo este concertino del horror en sol masónico es un plan preconcebido y urdido por mentes muy brillantes, pero trabajando al unísono por objetivos aterradores. Mentes milenarias, procedentes de linajes antiquísimos que han cerrado sus garras sobre la Humanidad y la han sometido por sucesión perpetua durante generaciones y generaciones, esos linajes sanguíneos no han cambiado para nada, su herencia genética está intacta, y sólo han cambiado los métodos de dominación (haciendo parecer que lo que es tiranía es democracia y libertad, o viceversa). Cuando los parámetros de democracia, derecho, libertad, valores eternos y memoria colectiva son manipulados y tergiversados de una manera sutil, el resultado es el que vemos en nuestros días, una sociedad endeudada, sometida, incapaz de pensar por sí misma y de tener opiniones que no sean las de otros, las de terceros que te dicen cómo debes pensar y cómo debes orientar tu futuro, tus esfuerzos y tus esperanzas, siempre encaminadas a que beneficies al que no trabaja, para que viva cómodamente de los que no trabajan, desde los albores de la civilización hasta nuestros días. Sé que muchos pensarán que es una teoría conspiranoica, pero es una realidad que se hace patente más y más a cada año que pasa, alguien está tratando de reconducir los esfuerzos y el pensamiento de millones de personas, y le están cuadrando las cuentas, salvo contra unos pocos, que cada vez son más, que despiertan de todo este engaño y se han atrevido a salir de la caverna platónica para revindicar sus libertades y sus derechos fundamentales.

¿Y cómo salir de la caverna platónica, armando revoluciones sangrientas, movimientos ideológicos, purgas programadas de élites y delincuentes? La respuesta a todo esto, es no, y simplemente, no. De la caverna platónica se sale por uno mismo, por el propio esfuerzo, por la propia necesidad de libertad, de libre pensamiento, de auto afirmación, de superación personal, pero siempre desde un espectro de positivismo y humanismo, respetando las libertades ajenas, las necesidades de tus semejantes, pero eso sí, impartiendo justicia y remedio a las injusticias, sin mirar a otro lado cuando se cometen abusos, atropellos y vandalismos contra la integridad del ser humano. Este ejercicio simple de comprensión del entorno por medio de la asociación de ideas fue implantado por el movimiento socrático en la Grecia clásica del siglo V antes de Cristo, uno de los inventos más revolucionarios de la historia de la Humanidad, la Filosofía, el razonamiento lógico. Pero el razonamiento lógico puede llegar a premisas equivocadas, a pesar de que, en sus orígenes, tenía una utilidad fundamental al separar magia de conocimiento, y superstición o ignorancia de descubrimientos útiles y revelaciones apabullantes, o conclusiones a las que llegaron los sofistas helénicos con el simple pensamiento deductivo y la libre asociación y las primeras leyes sobre demostraciones empíricas, que se basaban en la determinación entre los contenidos verdaderos y falsos. Ahora poseemos el método científico, que a día de hoy, resulta insuficiente para poder demostrar algunas realidades matemáticas que, sobre los aceleradores de partículas o sobre las investigaciones de física teórica, nos están descubriendo “realidades alternativas” o invisibles, algo que ha trastocado para siempre los pilares del antiguo positivismo materialista y la ortodoxia científica. Ahora es el momento de reconocer que hay una trascendencia espiritual todopoderosa, que somos seres materiales y además, seres espirituales, que dejan para siempre su huella en la eternidad con sus actos, pensamientos y acciones en sus existencias terrenales. Las religiones de la historia, principalmente las mayoritarias, siempre han copado este terreno, y han monopolizado el conocimiento en esta materia para tener una especie de “control” sobre las masas y hacer un negocio o forma de vida de aquello que es patrimonio fundamental del ser humano. Los materialistas puros y marxistas, siempre han negado esta trascendencia, como una manera de “libertad” frente a la manipulación que algunos miembros del clero han hecho de este conocimiento trascendente para favorecer a las élites mundiales, algo que en parte estaba justificado por el poder tiránico de estas sobre los miembros de los estratos más bajos de la sociedad. Pero las religiones poseen una manera de entendimiento oculto de este universo espiritual, de este legado eterno, el cual debemos de dejar de entender como creencia o Fe, y empezar a entender como algo natural y universal, común a todos los seres vivientes del Cosmos. Liberarse de los viejos apegos, de las viejas supersticiones, de las falsas creencias, de la idolatría de los exvotos y de los santorales masivos en donde se agradecen intercesiones a cachos de madera y asera, a ídolos desprovistos de toda animación, es uno de los primeros pasos para entender que, cuando llegue el momento, las religiones del mundo habrán cumplido su misión inicial, y cuando todo esté cumplido, serán superadas como un paso más de la cadena evolutiva de la sociedad humana. Somos uno de los pueblos más jóvenes del Cosmos, una de las civilizaciones más novedosas, y estamos cometiendo el error de la falta de experiencia y templanza.

Solamente cuando cambiemos nosotros por dentro, podrá cambiar el mundo. El pulso de los acontecimientos actuales, nos habla de que esta élite mundial se halla cada vez más apartada de la verdad, de la verdad que es común a todos los miembros de la raza humana, y que no somos simples números o cifras bursátiles, somos seres vivientes, con derechos, pero también con deberes y obligaciones que cumplir. La verdadera batalla no se da en el exterior, sino en nuestro propio interior, a diario y durante nuestras jornadas laborales, en el esfuerzo común que nos hace miembros de la inmensa sociedad en la que vivimos y desarrollamos nuestras existencias. Hay que abandonar las adicciones, los hábitos poco sanos, las malas prácticas o los secularismos hacia ideas políticas o movimientos que te ofrecen cierta “salvación”, cuando realmente te someten de una manera para procurarse el alimento y el techo que por ellos mismos no son capaces de generar, y mucho menos por su propio esfuerzo. Alimentar vagos y diletantes, es lo peor que se puede hacer en esta vida, y millones de personas lo hacemos a diario, confiando que “ellos”, resolverán nuestros problemas en los parlamentos, en los municipios o en las barriadas, que limpiarán de delincuentes la ciudad, que levantarán carreteras con nuestros impuestos, etc. Y lo que vemos a diario, es que malversan, roban, manipulan, mienten, ayudan a sus amigos a acceder a puestos y cargos de notoriedad, se llevan el dinero a paraísos fiscales y ayudan a los supuestos “rivales políticos” a mantenerse en el poder, debido a una especie de “relevismo programado” que perpetua a los miembros del “equipo A” y del “equipo B” a ser los administradores de nuestras vidas y de nuestros destinos. Aceptar la dimensión espiritual y moral del ser humano es importantísimo en nuestros días, porque el materialismo determinista y el relativismo moral han infectado totalmente todos los aspectos de nuestra existencia, procurándonos un espectro de opinión que deja a nadie sin poder contrariar aquello que otros han establecido como verdades irrefutables y realidades inconexas, sin aportaciones al crecimiento del individuo, que nos aíslan de nuestro entorno y nos contaminan con sus falsas aserciones y postulados relativistas. Establecen una moral laxa y una aceptación total del sistema establecido, una esclavitud programática, una mentalidad limitada a lo que los poderosos dicten y los colectivos manden, dirigiendo las corrientes de pensamiento hacia un lado o a otro, pero sin dejar que sea el individuo por sí mismo el que se dé cuenta de la verdad, o que investigue por su cuenta la veracidad y la credibilidad o el crédito que merecen todos esos gerifaltes del poder y de la manipulación programática. Cuando aceptamos la realidad espiritual y las consecuencias de todos nuestros pensamientos y actos mundanales, es cuando nos abrimos a la realidad tremenda de que nuestros actos y pensamientos repercuten gravemente en la estructura de la realidad cotidiana, y en la estructura de la realidad futura.  El odio sólo conduce al odio, y ése odio a la destrucción de todo lo que creíamos que era irrefutable. La falsa pompa de seguridad en la que vivimos algún día arderá, como arden todas las civilizaciones cuando se asfixian y no pueden ser sostenidas más tiempo. Los síntomas de debilidad de la civilización occidental son claros, ya no hay pilares sólidos en los que asentarse, ha llegado el momento de la evolución, del cambio, de la transmutación. Del ave fénix envejecida que cae en el propio nicho del volcán, resurgirá otra Europa más fuerte, más sabia, más veterana y más fuerte, pero el precio a pagar puede ser menor o mayor, más grande o más pequeño, y podemos llegar a despertar en una pesadilla mucho mayor de la que estamos ahora. A través de los medios de comunicación y el continuo bombardeo programático de los comunicadores sociales y las redes manipuladas por los servicios de inteligencia del planeta, nos han vendido que esto es para siempre, y que será gracias a nuestro total sometimiento y obediencia a un súper sistema que se ha ido radicalizando en los últimos mandatos y decenios, desde la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días.

No importa lo que pase de ahora en adelante, importa lo que pase en tu interior… ese legado espiritual y trascendental es la clave, la verdadera llave desde donde los seres humanos alcanzarán finalmente el esplendor y la prosperidad que tanto tiempo llevan buscando. Es la razón por la que santos, iluminados y “enviados” han estado machacando en hierro frío durante tantos miles y miles de años, buscando el camino hacia los seres superiores, hacia las realidades que nos han sido negadas durante tanto tiempo. Y es porque nos las negamos nosotros mismos, esa es la realidad que nos han inculcado desde antaño. No hay hombres superiores o inferiores, sino hombres mejor informados o peor informados, y la ignorancia es la clave de la esclavitud y de la brutalidad o el pecado, como lo llaman algunos sistemas religiosos mundialmente conocidos por todos. El crecimiento del interior es tan grande como el crecimiento del exterior, pero uno sin el otro no es, y no es el otro sin el uno. Sin lo que pase adentro, no pasa nada afuera, y como es arriba, es abajo, rezaba la Tabla Esmeralda. Purgar las impurezas, no es coger un arma e iniciar una revolución, sino coger las armas de la razón y la espiritualidad y alejar de nosotros todo pensamiento negativo, odio o revanchismo, o violencia contra nuestros semejantes. La grandeza reside en la pureza del alma, no en la memoria de nuestros actos o la importancia de los mismos. Más importante es un hombre que riega a diario las calles de una pequeña localidad, que el político que sale en todos los medios de comunicación reclamando nuestra atención y aceptación, porque el primero si está aportando realmente algo a su comunidad, y el otro sólo busca notoriedad. Lo más honroso es precisamente aquello que nos produce incomodidad y que nos hace sentirnos inferiores, simplemente porque exige un gran esfuerzo y sacrificio por nuestra parte, y una inversión de tiempo y trabajo personal superior. Pero no hay que verlo desde una perspectiva derrotista, sino todo lo contrario. Al igual que Jesús de Nazaret pereció en la cruz como un acto de derrota y de supuesto triunfo de la casta sacerdotal judía sobre un supuesto blasfemo y revolucionario desobediente al Sanedrín, su acto de fe desarrolló una de las victorias conceptuales y revoluciones espirituales más impactantes de la historia de toda la Humanidad, el origen de todo un movimiento religioso, el cristianismo, que sigue teniendo millones de seguidores y devotos fieles en todo el globo terrestre, y una institución, la Iglesia, que para bien o para mal, administra la creencia de tantísimos fieles y la organización del culto mundialmente y con un gran éxito mediático, humano y con un despliegue de medios completamente dependiente del voluntariado y la buena voluntad del ser humano para con sus semejantes. Hay otras historias triunfales, como las de Buda, Zoroastro, Rama, Krisna, todos esos enviados del mundo espiritual que han aportado la semilla del cambio en la mente de los mortales, y que nos han guiado a través de la historia por el sendero del cambio, de la revisión de conceptos fundamentales y de la concepción del Cosmos y del papel del ser humano en él. Luego están los héroes de la razón, como Sócrates, Platón, Aristóteles, Séneca, Cínico, Demócrito, etc., todos un corpus filosófico de pensadores ilustres, que llegan casi hasta nuestros días, y que han aportado con la luz de la ciencia, la razón y el desarrollo técnico las bases necesarias para nuestro bienestar, nuestra comodidad y nuestra calidad de vida. Pero esta calidad de vida viene peligrando desde el siglo XVIII hasta nuestros días, cuando unos anglo sajones herederos de una supuesta “tradición templaria”, se decían legados de una tradición milenaria, y al frente de los rosa cruces, trazaron unos planes para llevar a la Inglaterra absolutista e ilustrada, que estaba detrás de Francia y España, a ser la potencia mundial falsa, asesina y despótica que es hoy en día. Pero este poder nefasto y maléfico, basado en el culto a Baphomet y el demonio Baal, algo que sólo revelan a los masones del grado 33, esto es, el máximo nivel de la masonería iniciática, ya que los grados inferiores están convencidos que están sirviendo al “bien común” y el beneficio de toda la Humanidad, no sólo pretendía derrocar a Francia y España del poder mundial, sino hacerse con el control de las creencias espirituales y trascendentales, coparlas y finalmente denostarlas, haciendo creer a todo el mundo y la ciudadanía mundial que sólo el poder del materialismo era válido, que no existía nada trascendental o místico, y que el positivismo científico, que antes tenía como fin último la búsqueda de Dios, llevaba a un callejón sin salida. Por ello infectaron con el relativismo moral el método científico, la filosofía y el método deductivo, saliendo gerifaltes peligrosísimos que hacían tambalearse los cimientos de lo que hasta ahora había sido incólume, siempre amparados en que “todo era por el bien común”.  Y nada más lejos de la realidad, porque extraños intereses estaban detrás de toda esta parafernalia mediática y supuestamente altruista, disfrazando a los lobos como corderos.

Miremos cómo está el Mediterráneo hoy en día, y cómo están los países de habla anglosajona, y obtendremos la aterradora verdad: todo, absolutamente todo, ha sido encaminado a hacernos la pascua a los creadores de la razón, la civilización, la evangelización o la conquista de grandes continentes, a marginar a los grandes países de la historia, a “reescribir” la historia como a unos cuantos farsantes, mentirosos y facinerosos le interesa. Porque para ellos, seguimos siendo el enemigo, ni más ni menos. Ya no es tiempo de retomar viejas enemistades, pero sí de mirarles con recelo y con suma precaución, y no permitirles nunca dar un solo paso, sin preguntarles cien mil veces qué pretenden, que revelen sus intenciones verdaderas y decirles mil veces que no, y un millón de veces no, y sacar a la luz sus trapos sucios, y ponerlos a la vista de todos, del planeta entero si hace falta. Despertar en un mundo de falsedad, engaño, mediocridad, materialismo y consumismo atroz es lo que hacen unos pocos, que se ponen a remar contra corriente, como si todo lo que hemos heredado de nuestros ancestros fuera una manipulación, y hubiera que volver a buscar una aguja en un pajar, la aguja o llave de la luz que una vez nos hizo grandes y nos podría llevar a serlo de nuevo, por encima de la mediocridad, la falacia y la mentira de unos pocos que se han hecho millonarios a costa de todos nosotros. Es la masonería rosacruz y anglosajona la gran enemiga de la Humanidad, trabajando como está por los intereses de terceras personas, muchas de ellas que no son ni de aquí, y sería muy descabellado, una auténtica locura tratar de averiguar de dónde realmente son… nadie de fuera va a trabajar para gente extraña, sino para los intereses y defensa de la prosperidad de los suyos, siempre haciendo el máximo daño posible a aquellos que considera “extraños” o “forasteros”, aunque esté en su propio país. Identificar a todos estos psicópatas, ladrones y asesinos no es tarea fácil, pero desenmascararlos bastaría como para evitar cualquier trato con ellos, y ponerlos a disposición de la justicia universal, para que confesaran públicamente sus delitos, que son mucho más abominables de lo que pensamos en un principio, palabra. La única forma de libertad autentica, pasa por no hacer caso de la mentira, la manipulación y el control absoluto que tratan de hacer de nuestras vidas un infierno mediático de barbarie, materialismo y relativismo moral, como ellos dicen en sus fiestas y orgias satánicas, “orden a través del caos”. Estos enanos mentales, estos subdesarrollados espirituales con menos principios que una planta quieren que seamos como ellos, insensibles, brutales, simiescos y casi subnormales, porque en el país de los retrasados mentales, el menos tonto es el rey. Hay que salir de la caverna platónica de la ignorancia, combatirles con las armas que más ellos temen, y son la verdad, la sinceridad y la libre divulgación de la información y el conocimiento verdadero. Porque amigos, la información es poder, y ellos la tienen bien guardadita en un cajón en sus bases y búnkeres secretos, no son ignorantes de la verdad que hay en el Cosmos, y quieren que nosotros permanezcamos ignorantes, sumisos y entorpecidos para siempre jamás. Romped vuestras cadenas, liberaros de este control mediático y sabed que, aunque parezca que estáis solos en esta lucha, hay una fuerza cósmica todopoderosa que vela día y noche porque la verdad sea finalmente la que venza a las Tinieblas, la Luz frente a la oscuridad del ser humano. No hemos venido al mundo a sufrir esclavitud o muerte y castigo eterno, sino a aprender, a mejorar y a crecer, y “ellos” hacen lo imposible para que no sea así, y salirse con la suya, que es vivir vidas esplendorosas a costa nuestra y de nuestro sudor. La única manera de entender todo esto, es no negar la trascendencia, precisamente el alma inmortal del ser humano, la parte “divina” que nos insuflaron en nuestro nacimiento, y que nadie hoy en día cree poseer. Los grandes iluminados de la historia no vinieron a este mundo a salvar el bienestar de los seres humanos, sino a salvar sus almas, a guiarles por el sendero de la paz, el amor universal y la verdad cósmica, la realidad suprema que todos debemos reconocer. Cuando hay espiritualidad, los esfuerzos y los trabajos de las civilizaciones se centran en el bienestar y la moralidad de sus ciudadanos, no en el beneficio de una élite corrupta, que se obsesiona por acumular riquezas, robando al pueblo lo que es suyo por derecho de productividad. Si no hubiera jornaleros, artesanos, especialistas o eruditos y científicos, la sociedad no habría avanzado jamás, y las élites nos tendrían sumidos en un Medievo continuo de brutalidad, salvajismo e ignorancia… últimamente podemos pensar que es así, que es lo que realmente pretenden, el “producto final” que quieren vendernos por la vía del relativismo y del materialismo existencialista. El objetivo final de toda sociedad espiritualista o trascendente, es la trascendencia, la inmortalidad del alma, la salvación del ser humano, y encamina todos sus esfuerzos y pensamientos a este fin, con lo que se hace más humana, más justa y más equitativa para todos. Llegar a estas conclusiones es algo que los grandes santos y padres de la Iglesia consiguieron hace siglos, un legado que en Oriente tiene milenios de antigüedad, que algunos interesados están tratando de que perdamos para siempre esa trascendencia, esa atemporalidad del ser humano, sus valores eternos e inalienables, que son lo mejor de nuestra civilización. Comenzar por darse cuenta de este dato, de trabajar en la línea adecuada, de aceptar nuestro papel en la realidad cotidiana y en el Cosmos mismo, reconocer nuestra pequeñez, precisamente para recuperar nuestra autentica grandeza, esa “chispa divina” dada por el Creador en el momento de nuestra aparición sobre el planeta Tierra. Es nuestra decisión, nuestro libre albedrío: un materialismo determinista y apocalíptico, o una espiritualidad que sane al mundo de sus heridas y nos ponga de nuevo en el recto camino del sentido común. Tú decides. “       

jueves, 9 de octubre de 2014

Extraños Evos del Señor Rajoy (y V)


 
“El silencio mediático y casi postraumático de nuestro presidente del Gobierno Central, Mariano Rajoy Brey, es uno de los temas más actuales de nuestra política exterior e interior nacional, la actitud de dejar pasar y dejar estar, de no envolverse demasiado en el pulso de los acontecimientos que sacuden la región catalana o vasca, de negar realidades post apocalípticas como la amenaza del virus del Ébola en territorio peninsular, y como no, la omnipresente sabiduría del mentor Arriola, que cada vez que toma una decisión sobre temas de trascendencia universal, sube el IVA... este silencio mediático nos lleva a conclusiones escalofriantes, y su visita a China recientemente, a algunas sospechas bastante aterradoras sobre el futuro inmediato de la economía nacional y la “resolución de la crisis económica” por métodos fraudulentos del Ministerio de Economía. Las artimañas de Montoro de rebajas de impuestos y facilidades fiscales de cara a la nueva legislatura municipal, nos hacen entrever el enorme miedo a la pérdida de votos en las elecciones de alcaldes y presidentes autonómicos, y el descontento de los militantes cristianos o católicos del Partido Popular respecto de la decisión unánime del Ejecutivo de abandonar la Ley del Aborto y condenar a Ruiz Gallardón al ostracismo político, no ha caído nada bien entre los votantes defensores del “derecho a la vida”, que se han visto traicionados por un presidente que hace guiños a los colectivos gay y el “derecho a decidir” tan defendido por el PSOE, IU y los grupos “anti sistema”. Esta ruptura total con el programa electoral que le llevara a la mayoría absoluta, así como la casi maniática persistencia del señor Rajoy de anunciar candidatos o medidas siempre a última hora, dando tumbos de ciego y desobedeciendo las voluntades de los militantes y el electorado, haciendo gala del “síndrome de la Moncloa” o de la “soberbia del legislador”, nos hace sospechar de otro programa electoral en la sombra, la verdadera “hoja de ruta” del Ejecutivo popular, que no obedece a otra línea de trabajo que favorecer a las elites económicas, apretar más el lazo o yugo impositivo y judicial o sobre los derechos de los ciudadanos para ejercer casi una total tiranía basada en la esclavitud económica, y como no, la directriz del relativismo moral y económico, en donde “todo vale” con tal de mantenerse en el poder. Pero la respuesta de la ciudadanía no se ha hecho esperar, sobre todo por parte de militantes descontentos con el último pulso judicial a la Ley del Aborto, y las solicitudes de abandono de la militancia del partido, así como las fugas masivas a otras formaciones políticas a escala regional y local, han sido multitudinarias, por no decir de miles de militantes descontentos que han aprovechado esta coyuntura de “crisis mediática”, para darse de baja de una formación política con la que no se sienten ya identificados, y que defendieron con denuedo durante décadas de lealtad a las siglas de Alianza Popular.   

Aun a día de hoy, desconocemos el verdadero contenido de esa “hoja de ruta secreta” de los Ejecutivos de Zapatero, Aznar o González, incluso de Rajoy Brey, pero todo parece conducir a una desintegración paulatina del territorio nacional, a la perdida de los valores eternos que nos hicieron una gran nación, y como no, una ruina y endeudamiento económico fruto de las políticas económicas destinadas a llenar las cuentas corrientes de estos latrocinadores profesionales, incluyendo el último escándalo presente en nuestras demarcaciones y fronteras, el de las “tarjetas regalo” de Bankia, las cuales “disfrutaron” sin temor alguno a las represalias judiciales miembros del PP, PSOE, IU, UGT y hasta CCOO, como si nada importara el dinero de los ahorradores, fuera un “saco sin fondo” del que robar todo lo que quieran, y encima con el descaro y el pitorreo de poner malas caras y desplantes orales cuando los llamaban a declarar al juzgado de turno, y devolver todo el importe del dinero malversado y extraído del erario privado de la entidad bancaria. La casta política, como dirían los del grupo político marginal y leninista aberchale Podemos, ha conseguido paulatinamente aprovechar las estructuras civiles, económicas y sociales para derivar a cuentas bancarias secretas en Suiza el dinero de los impuestos, de las imposiciones fiscales y las tasaciones del fisco, siempre mirando por su enriquecimiento personal, por el cobro de comisiones extraordinarias completamente ilegales (como el caso de los ERE´s en Andalucía, por ejemplo), y por favorecer a los grupos terroristas, separatistas y traidores a la patria, los cuales se sentaron en el 78 en la mesa de los “padres de la patria” no para establecer un consenso común, sino para ver qué parte del pastel fiscal y tributario les iba a caer cuando comenzara la gran fiesta del latrocinio ilegal en la que se ha convertido el Estado español desde esa fecha hasta ahora. 40 años de robo, malversación, mentiras, promesas electorales completamente falsas, desilusión y destrucción del tejido industrial, de las infraestructuras científicas y punteras, de las generaciones futuras, de la sanidad, de la educación, de todo en general… el terrible precio que estamos pagando por todo ello, es el del envejecimiento poblacional, la pérdida de valores, la bancarrota de pequeños empresarios y Pymes, la destrucción familiar y de las instituciones que mantenían lo pilares básicos de la sociedad, y como resultado, una generación “Niní” de inútiles integrales, de analfabetos funcionales, de vagos redomados que creen que el mana llueve del cielo, que el dinero se fabrica en máquinas expendedoras y que sus padres son millonarios. Cuando llegue el momento del relevo generacional, será el caos absoluto, y la destrucción total de España, de cuyos escombros surgirán “reinos de taifas” vulnerables y mal organizados, sin medios logísticos o económicos para hacer frentes a los enormes retos que se les presentarán: migración desde África masiva, epidemias mortales, conflictos armados con provincias cercanas, mafias internacionales, señores de la guerra aberchales, paramilitares que traten de establecer un reino del terror, etc., etc. La balcanización de España es inminente, señor Rajoy Brey, ¿y usted que hará al respecto? Pasará a la historia universal como el pelele mediático que ignoro una mayoría absoluta casi “de emergencia”, que traiciono a todo su electorado y dejo que los separatistas, los terroristas y los yihadistas islámicos convirtieran todo esto en un enorme polvorín, a punto de estallar en un caos anárquico absoluto y en una balcanización sangrienta y sin límite alguno, que será blanco fácil para Marruecos y todo aquel que quiera quedarse con un pedazo de lo que una vez fue España. Los millones de muertos, de víctimas inocentes que morirán de hambre, frío, guerra y pandemias o invasiones islámicas por su culpa pesarán sobre su conciencia eternamente… ¿o es que cree que sus “primos hermanos” africanos van a respetarle cuando esto se desmorone como un castillo de cartas?

Usted, y solamente usted será el responsable inmediato, porque no le elegimos presidente del Ejecutivo para seguir la “hoja de ruta secreta” de Zapatero y los masones, sino para defender los intereses y la soberanía del pueblo español. Y si usted no es capaz de gobernar, pues dimita hoy mismo, y deje el país en manos de alguien infinitamente más competente y capaz, y mande a Arriola al último de los infiernos, a ser posible, expúlselo de España por alta traición. No se puede hacer política a la inversa, como usted la hace, a la mano que tira la piedra y se esconde, para ver si nadie se da cuenta. Usted no tiene el valor, la preparación ni las agallas suficientes para ser presidente de España, y ni siquiera de Galicia, o de una pequeña comunidad autónoma. Los aberchales, separatistas y nacionalistas catalanes se lo comen vivo, le obligan a claudicar, le comen el terreno día a día y mes a mes, ganándole por tres cuartas, como el inútil de Rodríguez-ZP hacia cuando usted estaba en la oposición. La sombra de Adolfo Suárez planea sobre las cabezas de los adláteres del bipartidismo español, tanto sobre Pedro Sánchez como sobre Rajoy Brey, anunciando el fin de un sistema caciquista, que verá su sentencia final en las próximas elecciones municipales… ¿o se piensan ustedes que somos imbéciles, y que no vamos a castigarles en las urnas a los dos grandes partidos que se han repartido el poder todo este tiempo? No es agradable hablar así de ustedes, después de tantísimo tiempo tratando de animarles, de apoyarles y de hacerles abrir los ojos, pero parece que todo este tiempo, mis advertencias han caído como agua de borrajas, no nos han hecho ni el menor caso, y a ser posible, todo lo contrario de lo que recomendábamos desde tiempos de ZP. Ustedes han hecho del poder la “herramienta perfecta”, el método de despotismo ilustrado por el que ejercer un poder tiránico sobre la masa, basado en el relativismo moral y el liberalismo económico entendido a la inversa, esto es, a la forma masónica de ver al trabajador y a la sociedad, como si fuéramos chusma despreciables, “seres inferiores”. Para ustedes ya no importamos nada en absoluto, somos números y cuentas corrientes productivas, los cuales pueden ser desechados fácilmente, cuando llega la edad de jubilación. Quizás realmente nunca les importamos en realidad, y todo era un simple montaje, un “recurso de oratoria” para engañarnos y seguir sentados en la poltrona del poder. Ustedes nos han mentido, estafado y atracado durante décadas… ha llegado el momento de decidir que ya no hay lugar para ustedes en la política nacional.”       

viernes, 26 de septiembre de 2014

Balcanización y Separatismo


 
“La situación actual del panorama político español, no es halagüeña, ni mucho menos, y de todos es sabido que el proceso separatista de Cataluña y el País Vasco, a pesar de las maniobras disuasorias de Rajoy Brey y su Ejecutivo Central, no son, ni mucho menos, una amenaza real para Arthur Mass, CIU y los acólitos radicales de ERC, la ANC o los movimientos ultra radicales del separatismo nacional. Estas maniobras, tales como reuniones secretas con el líder de los insurgentes catalanes o el ofrecimiento de mejoras fiscales injustas para con el resto de España, nos hacen sospechar que el federalismo socialista o modelo de “regiones independientes bajo una misma bandera” que propone el grupo socialista de Pedro Sánchez, junto a la amenaza real de Podemos y los radicales comunistas amparados bajo sus siglas, llevan hasta conclusiones inverosímiles, pero no por ello menos peligrosas para nuestra seguridad nacional, el bienestar de todas las CCAA y el futuro de las generaciones que nazcan bajo suelo patrio, si bien los abortos se han llevado a millones de españoles inocentes en las últimas décadas. Esperamos ese gesto patriótico que esperamos de un presidente del Gobierno Central, que parece sumergido en una aparente indolencia mediática, en la que prefiere negociar a condenar los movimientos separatistas, hipotecar la península ibérica y la poca dignidad que nos queda, que es nuestro propio suelo y país, para repartirlo en la tarta de los nacionalismos regionales y las aldeas vascas participantes en el 11-M. Muchas personas se levantarán todos los días escuchando estas y otras noticias amenazantes, inquietantes y que han llevado a más de uno a hacer sus maletas y marcharse de España, antes de que el barco haga aguas definitivamente, y el porvenir de la democracia del 78, quede sepultado bajo el marasmo de la anarquía autonómica y un marasmo de reinos de taifas sin orden ni concierto alguno. Los datos económicos no son demasiado buenos, y los votantes del Partido Popular reniegan de sus papeletas arrojadas al vacío de la indiferencia del caciquismo provinciano de los barones populares, que ignoran a un pueblo español que les había otorgado una mayoría para solucionar problemas, no para dejarlos engordar y madurar hasta el punto que desean los parásitos que se alimentan de las arcas públicas, como los vascos y el pueblo catalán, especialmente los funcionarios de Bildu, CIU y ERC. Esta situación de decadencia civil e institucional no es algo de ahora mismo, viene gestándose desde los tumultuosos años de la Transición, cuando los diputados de UCD traicionaron a Adolfo Suárez, y como tránsfugas de incognito, se pasaron al PSOE, a Alianza Popular o al Grupo Mixto de por aquel entonces. El actual monarca, Felipe VI de Borbón, se ha plegado a las inquisitivas prerrogativas relativistas y masónicas separatistas, jurando en un texto no sagrado la Constitución, asentando un escudo al gusto de los aberchales y terroristas de ETA, y cediendo ante minorías que serían fácilmente subyugadas si fueran puestas a disposición judicial por sus delitos de corrupción y crímenes de sangre o asesinatos en masa… ¿qué oculta el Estado español, que saben esos indeseables aberchales, para que el mismísimo Estado cumpla con todos sus deseos y peticiones? ¿Acaso no sabemos algo oscuro y vil que podría salir a la luz si se investigase realmente el 11-M, el atentado que cambiaría para siempre la historia inmediata de este país?

El proceso desintegrador o “balcanización” ha comenzado en España, y aunque el resultado de las votaciones en Escocia ha salido negativo para los defensores de la disgregación del Reino Unido, tengamos en cuenta que la situación de este país y sus regionalismos lacerantes no es la misma, ni mucho menos, que las decisiones sometidas a sufragio universal por un pueblo británico que tiene una madurez legislativa mucho más antigua que la nuestra, y una de las democracias parlamentarias más estables de Europa, aunque nosotros en el pasado hubiéramos intentado modelos muy superiores a esta. Esto es el resumen de la naturaleza de las cosas, un país incapaz de pararle los pies a los necios que conspiran contra su integridad territorial, y un monarca árabe en la frontera de Ceuta y Melilla, frotándose las manos pensando solamente en que llegará el día en que pueda hincarle el diente a la tarta de las regiones españolas, en concreto, las dos plazas fuertes del norte de África, y su ambicioso proyecto de anexionarse las Islas Canarias. Porque si algo tiene este autarca alauita, es precisamente paciencia, y todo el tiempo del mundo para llevar a buen puerto algo que gestaba ya su padre en tiempos del Régimen, cuando ni se atrevía a toser por si el caudillo se indignaba con él. Pensemos en donde está metido todo el dinero de los empresarios españoles de la agricultura y la pesca exterior, es precisamente en suelo marroquí, y no en otro sitio, en donde han encontrado el paraíso de la mano de obra barata, los sueldos miserables y totales exenciones fiscales para hacer y deshacer lo que quieran, siempre y cuando Mohamed VI se lleve su “pellizquito” por las operaciones realizadas en suelo alauita, por supuesto. Porque si alguien piensa que hay motivaciones religiosas, políticas o venganzas históricas por parte de Marruecos contra España, está muy equivocado. Son móviles económicos, y no otra cosa, negocios emprendidos por su autarca con vistas a aumentar su espectro de influencia internacional y nacional, su enriquecimiento personal, y su prestigio en el norte de África, levantándose como una potencia hegemónica y económica a la que la península ibérica pague pleitesía, o impuestos por poder pescar en sus aguas, cultivar en su propio suelo o tener libertad de comercio con el resto del Mediterráneo. La mentalidad árabe siempre ha sido una mentalidad mercantil, y dejando el Islam a un lado, sus miras siempre han sido la expansión comercial y territorial, o ambas, si puede. De hecho, sus propios versos coránicos defienden la propiedad del musulmán sobre toda la Creación, que a su vez es de Alá,  y la cede a los hombres como una muestra de magnanimidad, pero si no eres mahometano, pues no tienes derechos de propiedad alguno sobre nada, y mucho menos, sobre el suelo que pisas o las riquezas y materias primas, que son de los musulmanes. Si ellos ven nuestro propio suelo como una propiedad privada suya… ¿Qué no harán en territorio canario el fatídico día que sus barcos militares paren en puertos de la Palma y Gran Canaria, Tenerife o la Gomera y el Hierro? ¿Qué pasará con las decenas de miles, quizás centenares de miles de canarios obligados a convertirse al Islam, o hacer las maletas y marcharse a la península con lo puesto? ¿Qué haría Rajoy Brey en una tesitura como esa? ¿Regalarle también Andalucía para completar así el objetivo integrista de “reconquistar Al-Ándalus”?  

Ese escenario dantesco es muy improbable que suceda, ya que el pacto de la OTAN, al menos por ahora, defiende la nacionalidad española de las Canarias, y de todo el territorio peninsular, aunque la tesitura podría cambiar si las distintas regiones españolas entrasen en procesos separatistas o regionalistas, y dejasen de estar reconocidas como suelo patrio, cosa que sucedería con el “federalismo” que tanto defiende el grupo socialista, con Pedro Sánchez al frente. Arthur Mass, ante las miradas atónitas del Gobierno Central y de todos los diputados del Congreso, parte hacia el abismo del final de la Carta Magna y de toda España hacia el 9 de Noviembre, fecha en la que intentará, y si nadie lo impide, hará la consulta sobre si Cataluña debe o no ser una nación independiente, o seguir bajo las leyes del 78. Ni las negociaciones, ni los juicios o denuncias ante el Supremo podrán pararle, ya que los escritos y las citaciones judiciales son papel mojado cuando no hay voluntad de defensa patriótica y amor por tu país, cosa que sí ocurría con los presidentes estadounidenses en época de crisis, pero no con Rajoy Brey, al que las crisis producen sopor, y las vicisitudes, un miedo aterrador. El separatismo, de la mano del federalismo y del nacionalismo aberchale, siguen tomando posiciones ventajosas, y ya ni con puestecitos en la Administración del Estado o con regalos de Hacienda podrán detener las ansias de balcanización y desintegración procedentes de las sanguijuelas que han estado tanto tiempo engordando a costa de nuestros bolsillos, que ya están secos de tanta subida de salarios públicos de senadores, diputados y ministros. Elegimos la democracia parlamentaria o monarquía democrática porque esa era la mejor manera de enterrar el legado desastroso de la Guerra Civil española, se indultó a los participantes de ambos bandos o facciones, se programó una participación de todos los ciudadanos en la sociedad y el poder soberano residiría en el pueblo, pero no era verdad. El poder soberano residía en las trampas legales y fisuras de las Comunidades Autónomas, vacíos legales que en la Carta Magna han permitido a los inmediatos responsables de nuestra ruina futura llegar hasta donde han llegado y estar en donde ahora mismo están. El cuento se acaba, sus planes son llevados ya a cumplimiento, y la democracia falsaria o teatral que los cubría de impunidad y los encubría, ya no les sirve para nada. Ahora muestran su verdadero rostro, un rostro aterrador y lleno de ambiciones económicas, territoriales y soberanistas en sus aldeas respectivas o comunidades irrisorias. Ellos han alimentado el fuego de la desintegración y la balcanización, simplemente esperando que, cuando se lleven el pedazo de tierra que cree que les corresponde, sus beneficios ser aún mayores, y sus fortunas se multiplicaran por mil. Realmente lo que pretenden es terminar de sangrar el cordero sacrificado a sus conspiraciones partidistas y a sus castas políticas minoritarias. Pero cuando despierten del sueño separatista, España se convierta en una anarquía de comunidades autónomas separadas buscando reorganizarse o juntarse en otras realidades nacionales, verán que sus planes se transforman en pesadilla, y que el monarca alauita tenía muy preparado el momento y el lugar adecuado para tomar su pedazo del pastel.”           

  

viernes, 12 de septiembre de 2014

Futuro y Trascendencia: una Mirada Crítica


 
“La eterna búsqueda del ser humano por la trascendencia, la felicidad o el conocimiento son milenarios, procedentes del anhelo del mortal e intrascendente Homo Sapiens por conseguir un peso histórico que le permita ser recordado, y una memoria social o cronológica que deje un legado a las generaciones futuras. Los artistas, políticos, filósofos, grandes estrategas y personalidades del tiempo han dejado una profunda huella en nuestra herencia social, cultural e intelectual, heredando una sociedad organizada, perfectamente calibrada y preparada para el sostenimiento y manutención de miles de millones de almas, no sin antes haber pasado por grandes episodios y dificultades, como guerras, pestes, hambrunas, extinciones masivas, matanzas étnicas, cruzadas, yihad, terrorismo internacional, etc. El mundo moderno vive en una balsa de comodidades y lujos o bienestar que han costado la vida a miles de millones de seres humanos, que han dado lo mejor de sí mismos para que nosotros disfrutemos y vivamos en unas condiciones dignas y en un mañana mejor. Un futuro que se presenta difícil y complicado, pero no menos del que nuestros antepasados tuvieron ante sí, con menos recursos, menos logística y menos comunicaciones o medios de locomoción, que ahora son impresionantes, ya que conectan unos continentes con otros en cuestión de pocas horas de vuelos comerciales o internacionales. Estos avances científicos y técnicos, nacieron de las revoluciones sociales, populares y movimientos de pensamiento de Europa, en concreto, de los países mediterráneos y sus civilizaciones emergentes durante la Edad Antigua y los albores de las historia, como Caldea, Mesopotamia, Babilonia, Grecia o el Antiguo Egipto, herederos de las primeras ciudades-estado, asentamientos permanentes o sedentarios y establecimientos agrícolas del Neolítico, ya lindando con la Edad del Bronce. Estos avances y descubrimientos, aunque se consideren espurios en la actualidad, son la base para las artes, las ciencias y los oficios actuales, y las raíces sobre las que se asienta nuestra civilización. No cabe duda que la figura más importante de toda la historia universal, al lado de Cristo o Buda, sea Platón y Sócrates, los inventores de la razón, padres del pensamiento analítico y la filosofía moderna, pues, aunque existían ya en la antigua polis de Atenas escuelas y movimientos conocidos como “presocráticos”, la revolución increíble que separaba magia de pensamiento o lo místico y misterioso de lo objetivo y real, o del mundo físico, la naturaleza de lo divino, estaba todavía presente en muchos discursos y tratados de los pensadores contemporáneos que han sobrevivido como traducciones literales hasta nuestros días… ese momento intenso de la historia universal, es uno de los más importantes de la misma, porque permitió a la Grecia clásica convertirse en la civilización antigua más culta de su tiempo, emprendiendo la búsqueda del pensamiento crítico, que después daría lugar al método científico y las ciencias exactas o las Humanidades tal y como las conocemos hoy en día.  

Actualmente, ese precioso legado corre peligro después de siglos y siglos de estabilidad, precisamente porque gentes interesadas han manipulado estos contenidos, disciplinas y doctrinas del pensamiento, emponzoñándolas con algo que se llama “relativismo moral”. El relativismo moral es precisamente eso, una ausencia de directrices a la hora de aplicar parámetros “válidos” o “no válidos” en el espectro de la moralidad y la ética de cada individuo o cada sociedad humana, basándose en que la moral, la educación y la tradición depende de los parámetros recibidos, esto es, que no hay una moral universal y común a todos los seres humanos, sino múltiples realidades morales, las cuales pueden ser fundamentadas o no según el ángulo de visión con el que se mire, esto es, según los preceptos y formación cultural de aquel que analiza la situación a tratar, alejándose de premisas existenciales o filosóficas anteriores, las cuales no se consideran “válidas” o “completamente válidas”. Cierto es que la cultura occidental, ha estado virtualmente “ciega” respecto a otras civilizaciones y culturas vecinas del globo terrestre, pero eso no da pie a que nada de nuestra evolución social, cultural e intelectiva haya sido “inválida”, sino todo lo contrario… todo comenzaría con la moda “orientalizante” de los años 60, cuando el movimiento hippie empezó a experimentar con viajes a la India, técnicas de meditación trascendental, drogas de diseño, etc. Todos sabemos que esta intentona de “revolución social”, no fue más que una operación secreta de la CIA encubierta, para experimentar las nuevas drogas de diseño con sujetos voluntarios, entre los que cayeron soldados de la guerra del Vietnam, universitarios, catedráticos e incluso artistas muy de moda del momento, como los Beatles, Jimmy Hendrix, The Doors, etc. Había un farsante orientalista especialmente popular, conocido como Lombsang Rampa, el cual era un inglés de buena educación y humilde procedencia, un charlatán que sabía algo de cultura oriental tibetana, y que decía ser un “iluminado de alto nivel”. Sus estudios, libros y escritos fueron un negocio pujante y fructífero, hasta que se averiguó que este sujeto nunca, jamás había estado en el Tíbet, y mucho menos era conocido por el Dalai Lama en persona, como él mismo afirmaba en sus entrevistas y caras apariciones televisivas. Junto a esta “invasión cultural oriental”, llegaron también las películas de artes marciales, la apertura del mercado internacional a los productos chinos y japoneses, que ya desde la Segunda Guerra Mundial inundaban los mercadillos de toda Europa, y las tiendas de orientales que se propagaron como la peste a mediados de la década de los ochenta y primeros de los noventa, fruto del cambio político chino bajo Den Xiao Ping, sucesor de Mao Zedong en la República Popular de China. Un panorama muy amplio y extenso, que crearon las bases para que millones, sino centenares de miles de occidentales se pasaran a las técnicas de meditación trascendental, sanación tradicional china o las costumbres japonesas, estas últimas serían las finales de todas en llegar, ya que lo hindú y lo chino estaba de rabiosa actualidad. Los charlatanes, futurólogos y falsos “iluminados” inundaron nuestras televisiones y programas de difusión habitual, mostrándonos estudiosos de fenómenos paranormales, apariciones OVNI, tipos que decían poseer poderes sobrenaturales o encarnaciones pasadas increíblemente antiguas, etc., etc. Toda esta parafernalia mediática fue desmentida desde su base por eruditos, científicos y miembros de los servicios secretos de todo el mundo, que desenmascararon a los farsantes, pero también identificaron a serios estudiosos del fenómeno, como el escritor Erick Von Danicken, al que dejaron seguir tranquilamente con su trabajo. Los sesenta y los setenta fueron una mala época para el catolicismo y el protestantismo ortodoxos, las iglesias y centros de culto se vaciaban, mientras los simpatizantes de los movimientos marxistas crecían en número y simpatizantes, como los defensores del “libro rojo” de Mao, una especie de “contrarrevolución cultural” radical dentro de las fronteras de China, instigada por el propio Mao contra sus antiguos miembros del Partido Comunista.    

Para comprender lo que hoy en día pasa en el mundo, esas fechas son determinantes, sino las más importantes de todas, porque precedieron a los sucesos recientes, la corrupción generalizada y la relatividad moral y el consumismo materialista que nos rodea. La borrachera espiritual orientalista fue sustituida por una apatía moral fruto del fracaso de los movimientos juveniles de la década de los sesenta, los terribles efectos secundarios del consumo de drogas juvenil en los setenta y los horribles y marginales resultados en los ochenta. Todo fenómeno de acción sufre un proceso de reacción, y así hasta el infinito…  los movimientos marxistas y leninistas dieron al traste cuando las democracias europeas se modernizaron, y los antiguos estudiantes antifranquistas se pusieron la chaqueta de pana y la maleta de cartón cuando nació en un congreso secreto en Francia el PSOE. Todos los acontecimientos de la Transición española fueron determinantes para lo que hoy en día tenemos delante de nuestros ojos, y es una etapa que debería ser estudiada con detenimiento y sacando la verdad a la luz, que todavía no ha sido del todo revelada. Todos, absolutamente todos los partidos políticos, ONG´s, movimientos sociales, falsas directrices de “humanismo solidario” y bagatelas parecidas fueron fraguadas bajo falsedad e ignominia, la impunidad del que se dice solidario y alternativo, humanitario y universal, mientras lo único que hace es robar del erario público y enriquecerse a costa de su cada vez más miserable populacho.  Este despotismo bipartidista y relativista moral ha llegado hasta nuestros actuales días, contaminándonos con la esencia del sectarismo bipartidista, que se pasa uno a otro la pelota del poder sin respetar, para nada importa, las necesidades auténticas de sus ciudadanos y votantes potenciales, que son citados cada cuatro años a las urnas para asistir casi pasivamente al atraco interanual de sus derechos y libertades, cada vez más mermados y castrados por la casta oligárquica y política. Pero mucho peores que ellos son los populistas, minorías o movimientos políticos que hasta ahora no habían tenido ni voz ni voto en el Parlamento, y que aprovechan la coyuntura social y nacional para asaltar el poder, aunque sea pactando con aberchales, asesinos y enemigos manifiestos del Estado o la civilización occidental. Asistimos incólumes a un asalto a mano armada y en toda regla, que supura por todas partes las ambiciones de los poderosos, y que implica que todos nosotros somos simplemente ganado al que pastorear, adoctrinar o guiar adecuadamente al asalto diario de su productividad y confianza ciudadana para que una élite viva como nadie, y nadie pueda vivir dignamente a partir de entonces. Las abusivas tasas impositivas, las reformas contrarias al ahorro y el consumo ciudadano, el odio hacia la familia o las leyes pro abortistas nos ponen en aviso de que la masonería especulativa y elitista tiene planes para toda la Humanidad, si bien esos planes nos ven como simples números en los movimientos bursátiles en los que participan, y no como ciudadanos y entes con espíritu inmortal, y por tanto, con derechos inalienables y valores eternos. En este entorno hostil, sólo los más corruptos y ambiciosos prosperan, poniéndonos bajo aviso de que nuestros días están contados, y de que nuestras fuerzas son mínimas y nuestros apoyos, casi nulos, o al menos, eso es lo que pretenden que creamos la inmensa mayoría de todos nosotros. Nosotros tenemos el poder del voto, de echarles definitivamente a los sectarios bipartidistas de la poltrona del paraíso fiscal y los gastos extraordinarios, del valle del cochecito, el sueldecito y el pisazo en Arturo Soria a todo gas. Ese es el poder del voto, que ellos se creen asegurado, y que van a poder permanecer por siempre sin tener que cederlo a terceros o cuartos, que siempre serán y han sido una minoría sin importancia, a la que nunca tienen en cuenta. Ahora esa minoría, quitando a los movimientos populistas, posee realmente la fuerza y la novedad u originalidad y plan electoral lo suficientemente prometedores como para abordar por si mismos la regeneración política que tanto ha hecho falta, y vuelvo a recordar sus siglas para los frágiles de memoria: Movimiento Ciudadano, UPyD y Vox, pero sobre todo Vox, capitaneada por nuestro candidato Santiago Abascal, ex miembro del Partido Popular en las Vascongadas.      

Y cambiando de tercio, volvamos al asunto del relativismo, que es mucho más grave de lo que nosotros pensamos, al menos a largo plazo. Esta contaminación de los valores y pilares fundamentales del pensamiento universal y occidental, ha sido orquestada por grupos de presión, como masonería económica o socialismo estalinista y socialismo marxista, que han trabajado de la mano desde que la terrible lacra del nacional socialismo fuera limpiada del planeta tras la Segunda Guerra Mundial, pero no fue así con la URSS, la gran bestia comunista que, desde el Telón de Acero, desafiaba a la Alianza y EEUU durante la friolera de cuarenta años o más de lo que vino a llamarse la Guerra Fría.   No debemos olvidar que parte de esta manipulación relativista y ataques a la ética y la razón positivista fueron realizados desde ambos espectros de los bloques enemigos, tanto por los soviéticos mecanicistas y negadores de la trascendencia, como a aquello teóricos de la filosofía posmoderna, que dinamitaron el pensamiento lógico y crítico para relegarlo a un simple “ejercicio mental”, y derrocándola de los institutos y universidades docentes como una materia espuria y casi desagradable de tomar en cuenta por sus artífices y principales mentores. En todo este tiempo, esos teóricos, bien pagados por terceros y bien situados infractores de leyes universales y trascendentales, han trabajado para dinamitar los pilares fundamentales, creando una sociedad de consumo atroz, moralidad laxa y principios patéticos, en los que un colectivo de millones de personas sigue ciegamente a cualquier cosa que llamen ídolo de masas, aunque sea un patrón mental inventado y completamente artificial. Los cantantes, los deportistas y presentadores de TV, así como los actores de cine o los famosos de los programas de relleno y cotilleo, son la chusma elitista y los falsos ídolos de barro que adora la multitud de la Humanidad, que ha prescindido de la grandeza, para dar lugar a la estupidez y la mediocridad más absurda. Los ejemplos a seguir, son modelos completamente estudiados de completos eunucos mentales y humanos, sometidos a operaciones de cirugía estética y modelado de sus facciones y físico para parecer perfectos solo en la fachada, pero no en los momentos en que han de expresar su creencia absoluta y fidedigna en el sistema corrompido, declarando cosas como el “amor libre”, la “homosexualidad sana”, y otras perlas que prefiero no seguir debatiendo en este párrafo. El ejemplo a seguir es deprimente, y el motivo final es la enajenación mental de las personas, que realmente no tengan modelos sanos o íntegros a seguir, porque siempre tendemos a imitar el comportamiento de aquellos a los que consideramos sobresalientes o “por encima de la inmensa mayoría”, es algo que heredamos de nuestra época en las cavernas de la ignorancia neolítica. Y aunque Platón o Sócrates tratasen de sacarnos de estas cavernas guturales, sus esfuerzos han sido completamente tergiversados y manipulados por estos colectivos, que han estudiado hasta el último momento como destruir esas bases, construir unos paraísos artificiales (drogas, alcohol, adicciones, TV basura, moda, deportistas, cantantes famosos, etc.), vendiéndolos como el modelo de vida perfecto, aquello a lo que debemos aspirar, como si no hubiera valores eternos, únicos y espiritualmente perfectos e inspirados por el Cosmos creador. El movimiento hippie fue un plan de la CIA, eso ya lo sabemos todos, pero no solo para introducir las drogas de diseño en un modelo de eugenesia masónica selectivo, sino para averiguar cuáles eran las bases místicas del individuo, sus límites morales y humanos, y desde los descubrimientos aportados, generar un modelo social perfecto, en el que la masa humana fuera perfectamente obediente y sumisa, aunque eso implicara la destrucción de los valores humanos y de la misma sociedad. Era preferible para ellos destruir los pilares de esa Humanidad, que arriesgarse a perder el poder amasado durante la Guerra Fría y la posguerra, temiendo que se despertara algún día otro enemigo mortal como el Reich, pero que esta vez fuera capaz de arrebatarles el poder y la hegemonía mundial. Trabajando a su lado, psicólogos, sociólogos, economistas, antropólogos y hasta físicos y químicos han destinado larguísimas y costosas investigaciones para mayor gloria y alienación del hombre, del cual no esperan ya nada, sino simplemente que haga sus tareas de forma sumisa, no piense demasiado y pague sus impuestos en el plazo indicado, así de simple. Que no se haga preguntas, que no tenga inquietudes ni aspiraciones algunas, que no se rebele, que no proteste y se contente con el sistema, sea este una aberración o no, el poder ha de mantenerse a cualquier precio, y esa es su única constante y política actual, sin importar los medios o las consecuencias finales. Triste es ver como ese proceso nos ha convertido precisamente en los autómatas consumistas y descerebrados que ellos pretendían que fuésemos, y el legado de las generaciones futuras es precisamente el futuro esclavista que los masones habían soñado.   

Pero no todo el mundo es estúpido, y he aquí que existen quienes, desde una perspectiva noble e inconformista, han decidido plantarle cara a ese sistema, pero no desde un pulpito aberchale o comunista, anti sistema o marxista, sino desde una perspectiva nueva, diferente y respetuosa con los valores éticos y la moral del individuo. Existe quien, desde una perspectiva humilde y con una buena base de formación intelectiva y cultural, ha dicho “basta” a la manipulación, a la extorsión de los medios de comunicación, a la dominación mental y al determinismo consumista, hay quien quiere echar una mirada hacia atrás para poder llegar o caminar hacia delante mejor, y es que con buenas raíces, el árbol siempre tira recto. Se puede remediar todo este daño, se puede remodelar la sociedad para conseguir cosas impensables, pero tengamos en cuenta que en esta generación no se podrían ver los resultados, porque nosotros ya estamos vendidos. Nuestra moral ya está contaminada con los resultados de esa contaminación teórica y determinismo materialista, aunque aquellos que están despiertos saben perfectamente que llegara un momento en que los cambios habrán de ser introducidos para que la educación y las bases éticas de los que vienen detrás, no sean erróneas como las nuestras. Recibimos de nuestros padres un precioso legado, pero otros se han esforzado -­y en cierto modo, lo han conseguido- manipular esos contenidos, esos pensamientos y esas acciones para dirigirlas hacia donde ellos querían, el robo continuo de nuestros derechos y la hipoteca permanente de nuestro poder adquisitivo. Sólo ahora muchos podemos percibir aquello que otros más despiertos y preparados ya vaticinaban allá por el año 82, cuando Felipe González Márquez entrara en el palacio de la Moncloa… en este despertar doloroso, es en donde debemos comenzar a trabajar y luchar por un mañana mejor, distinto y más justo, pero sin “soluciones definitivas” o populismos innecesarios.  Es un despertar solitario, en donde muchos encontrarán una batalla desesperante, poco apoyada, o quizás hasta una causa perdida. Una causa que quieren que parezca perdida, pero nada más lejos de la realidad que ellos moldean y manipulan casi a diario, realizando un despliegue de medios económicos y humanos impresionante para, simplemente, perpetuarse en el poder bipartidista y sectario. Darse cuenta de que una elite política o económica ha pervertido los pilares fundamentales de la sociedad, es despertar en una España diferente, una España manipulada y sin bases morales, en donde hay mucho por hacer, y mucho por denunciar… nada es por casualidad en esta vida, pero hay que tener el coraje, la mentalidad y la preparación intelectiva necesaria como para trabajar en la reparación de los terribles y garrafales errores que nos rodean, pero siempre, antes de hacer nada, hay que comenzar por nosotros mismos, y muchas veces, realmente, basta sólo con hacer un cambio en nuestra forma de ver las cosas. No podemos mirar a otro lado mientras la educación, la democracia y las instituciones del 78 se desmoronan como un castillo de cartas, botín de guerra incautado por minorías separatistas y aberchales, que lo único que quieren es vivir del cuento sin pagar por ello, y mucho menos asumiendo sus responsabilidades penales derivadas de sus actividades ilegales. No podemos permanecer incólumes ante tanta injusticia y arrogancia de quienes deberían estar a disposición judicial, cumpliendo larguísimas condenas y respondiendo por sus crímenes de sangre, corruptelas y mentiras infinitas. Tampoco podemos tolerar que a nuestros hijos se les eduque en la pereza, la vagancia o la molicie, o que las administraciones esperen tener unas prebendas inmensas a base de acribillarnos a impuestos y tasaciones abusivas. No podemos permanecer dormidos, aceptando todo lo que nos hagan, sin pedir explicaciones al Ejecutivo central, a los ministros, al presidente del gobierno, el señor Rajoy Brey… ¿acaso votamos para que nos atracaran, para que nos mintieran, para que abusaran de nuestra confianza? No, ni podemos permitir eso, ni ir a votar como borregos a los populismos y los movimientos salvíficos de extrema izquierda, que pretenden los mismos parámetros, o quizás mucho peores, de corrupción, parasitismo institucional y suerte de colocaciones estratégicas de sus amigos y adictos al partido. Es hora de tomar decisiones sanas, de abrir los ojos, de reclamar nuestro poder de voto y expulsar a los aberchales, a los bipartidistas, a los extremistas radicales y a los separatistas convenidos. Es hora de coger el toro por los cuernos, o de lanzarse al vacío del catarquico final de la península ibérica, con todas las catastróficas consecuencias que ello acarrearía para nosotros mismos y para toda Europa. Recordemos que España es la puerta de África, y que por ella entrarían miles, sino millones de inmigrantes ilegales al resto del continente europeo, a no ser que tratasen de crear una especie de gigantesco muro de contención en los Pirineos, que al final acabaría desbordándose y sumiendo a toda Europa en la marginación, en la marginalidad y en la pobreza más absoluta, porque amigos, la pobreza atrae a la pobreza, y en el reparto de la miseria, los más favorecidos siempre son los más humildes, no los acomodados. Hambre, guerras, peste, desolación y la desaparición de la civilización occidental. Pensémoslo bien, el futuro está en nuestras manos.”      

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Los Hermanos Musulmanes: Una Amenaza Real?


“Últimamente, la escalada del conflicto entre árabes palestinos e israelíes en la franja de Gaza, así como los ataques del Ejército Islámico de Levante o Isis, ha alcanzado cotas irreparables y aberrantes, en las que la violencia desatada por Hamás contra su propio pueblo, al que prohibía salir de las zonas de bombardeos judíos, así como las maniobras de terrorismo genocida mediante crucifixiones, torturas, asesinatos selectivos o secuestro de niños por parte del movimiento ultra islámico Boko Haram en África central nos deja una patente del terrorismo llevada a sus cotas más altas, y en concreto, el terrorismo perpetrado precisamente por una organización, que extiende sus redes desde Al Qaeda, hasta los Hermanos Musulmanes y la mal llamada “primavera árabe”, que tenía como única finalidad asentar el poder de este movimiento ultra integrista y salvaje, practicante de un islamismo brutal y sin fundamentos lógicos, en todo el norte de África, derrocando a los principales líderes o autarcías de todo el espectro árabe meridional y oriental. EEUU, ha ayudado inconscientemente a estos locos salvajes en un principio, para darse cuenta, tarde y hasta mal, de que con el integrismo islámico, que no con el Islam, no generalicemos nunca, no hay que andarse con chiquitas, ni mucho menos. En Egipto, la caída del presidente trajo un aupamiento al poder del candidato de los Hermanos Musulmanes, y que condujo al país a una serie de revueltas populares similares a las que llevaron a la caída del anterior autarca, pero con brutales represiones y exterminios en masa de egipcios inocentes, o de la minoría copta egipcia que aún vive en los principales barrios obreros del Cairo y las ciudades egipcias más relevantes. Aparte, los atentados terroristas y los espolios indecibles contra las reliquias del museo de egiptología e historia de la capital del país, nos dejaron sin duda alguna increíbles revelaciones acerca de lo que era en realidad este movimiento, y a los cabecillas simpatizantes de Al Qaeda tras las bambalinas y las tramoyas de una farsa sin principio ni final. Para frenar el proceso de hundimiento económico del país en la más absoluta de las desidias y de las anarquías, el ejército egipcio se vio obligado a dar un golpe de Estado, arrestar al candidato electo y establecer un gobierno de regeneración democrático hacia una transición pacífica en donde los Hermanos Musulmanes no estarían nunca más en las listas electorales del país, ya que fueron ilegalizados como organización sumamente violenta y peligrosa para la seguridad nacional. Por poco, por muy poco el país que tiene su principal fuente de ingresos del turismo millonario y las estancias hoteleras, sucumbe a la fiebre genocida que ahora azota Siria y la mitad de Irak occidental.

Precisamente esa inhumanidad descarada, esa crueldad desatada e irascible, esa forma casi cavernícola de hacer las cosas y castigar a sus enemigos, muestra el increíble retraso cultural, político y social de muchos países islámicos que, aunque guardan una similitud con algunos países de similar espectro religioso como Turquía, distan muchísimo de ser democráticos, o de haber tenido procesos de transformación culturales o históricos apropiados para sumarse al inmediatamente al barco de la modernidad, el progreso o el desarrollo sostenible de sus estructuras políticas y administrativas, casi siempre controladas por una élite de imanes, ayatolás o clérigos que ya no están controlados por antiguos califatos o emiratos, hacen lo que quieren con la población civil, reclutan miembros desde Europa y como siempre entre los sectores marginales y casi sin solución de familias inmigrantes sin apenas ingresos o formación académica, que viven en condiciones similares que en sus países de origen, y la existencia del gueto árabe les ha ayudado a odiar a sus anfitriones occidentales, creyendo que estos son el origen de todos sus males, cuando realmente el origen del mal radica en su propio inmovilismo y casi nula capacidad de adaptación a las costumbres y leyes establecidas en toda Europa desde tiempos pretéritos. Este mensaje mesiánico ultra violento no carece de peligrosidad y amenaza con cargarse todo aquello por lo que los occidentales, Europa, Rusia y EEUU han luchado desde su fundación o más remotos orígenes, sino que representa un viejísimo conflicto entre el Oriente Próximo y el Mediterráneo, tan viejo como el mundo mismo y cuyas raíces se adentran en el origen de los pueblos y civilizaciones más milenarias y venerables. Las carencias de medios reales para la subsistencia y la aceptación de los versos coránicos como la “única verdad” que pueden acatar y valorar, forma parte de un proceso sistemático de adoctrinamiento, lavado de cerebro y captación de muyahidines que sean capaces de entregar sus ya de por sí miserables vidas a cambio de un paraíso que no alcanzarán, porque el suicidio está contra las mismísimas leyes coránicas, aunque los integristas crean que no es así. Estos jóvenes, que no tienen nada que perder, entran a formar parte de unas células terroristas financiadas por príncipes del Yemen y Arabia Saudí, todavía creyentes en que la Yihad es una realidad en el siglo XXI, y que la única manera de adentrarse en Occidente, es islamizándolo, o destruyéndolo por completo. A diferencia de los integristas, el árabe musulmán más moderno no se toma muy en serio los postulados del Corán más radicales, pues tiene una calidad de vida media aceptable, un sueldo digno y una serie de comodidades que le hacen dudar de la validez de algunos planteamientos radicalistas, especialmente los de los Hermanos Musulmanes, que no es otra cosa que un brazo armado de Al Qaeda. Llegados a este punto, vemos como casi la mayor parte del Isis, está formado por mercenarios y “voluntarios” procedentes de países europeos, pero no nos engañemos, porque casi ningún muyahidín es miembro de una familia pudiente o acomodada, salvo extrañas excepciones, pero siempre relacionados con herederos de tradiciones radicales y fanáticas del Islam.   

El espectro del islamismo europeo no es algo de hace días, tiene varios siglos de antigüedad, la historia de los países occidentales y sus guerras y conflictos con el norte de África, el Magreb o la Persia milenaria son recurrentes, y un “algo” que viene repitiéndose desde hace generaciones, se pierde en la memoria universal y colectiva. Pero no, el Islam es algo relativamente nuevo, aunque el conflicto sea bastante viejo. Hablamos de unas creencias que han sido manipuladas por unos asesinos en su provecho, precisamente porque interpretan el Corán como les da la gana, y explotan las fisuras de sus escritos y sudas para poder obrar la reprogramación de sus mártires, aunque el propio Mahoma prohibiera terminantemente el suicidio, y no es broma, en cualquier traducción del libro santo islámico lo menciona. Realmente el caldo de cultivo de la violencia terrorista siempre es el mismo, el móvil económico, el de la extorsión y el chantaje mediante el uso de la fuerza, de la amenaza, del miedo a ser atacado o dañado de una manera u otra por minorías paramilitares que, en el negocio de la muerte, han encontrado un filón del que subsistir y obtener pingues beneficios y dinero fácil y sin apenas esfuerzo. Los secuestros, ejecuciones sumarias y espectáculos dantescos ofrecidos por los canales magrebíes y las agencias del Oriente Próximo no buscan el reconocimiento occidental, ni la venganza mediante una nueva cruzada. Buscan el miedo, el poder del miedo y la opresión del primer mundo mediante el terror a ser atacados en cualquier momento y cualquier lugar, sin que nadie pueda remediarlo y que haya siempre bajas civiles, cuantas más, mejor. Precisamente porque Occidente vive en una burbuja virtual de bienestar, confort y prosperidad que los líderes islámicos e integristas han negado a su propio pueblo durante generaciones, a los cuales consideran súbditos y borregos directos al matadero, el fin justifica los medios. Aunque haya imanes moderados y de pensamiento “europeísta”, los ayatolás ya se han encargado de irlos marginando y arrinconando sistemáticamente, porque a estos desarrapados les interesa que el Islam, el mundo islámico en general, no progrese. Si prosperase, la mentalidad cambiaría, como ha ocurrido en Turquía, Egipto o Siria hasta hace bien poco, poseedores de unas economías pujantes y auténticos paraísos para las agencias de viajes y el negocio hostelero y turístico, ya que son países ricos en antigüedades, restos arqueológicos y muchísima historia a sus espaldas, además del inmenso atractivo que supone el mundo oriental y sus costumbres exóticas a los turistas más pudientes y amantes de las experiencias intensas. Para nada esta situación de bienestar y florecimiento económico favorece al integrismo, que ha desarrollado un plan sumergido, al que algunos llamaron falsamente “primavera árabe”, cuando estaban mejor administrados y más pacificados con los autarcas derrocados que con los actuales regímenes autoritarios y ejércitos de paramilitares fanáticos, que siembran de cadáveres de inocentes las ciudades por donde pasan…

El terrorismo integrista necesita de ignorancia, muerte y hambre para prosperar, sin estos ingredientes, no hay muyahidines. Estos ayatolas son conscientes de que asaltar Occidente por la fuerza de las armas es una utopía inalcanzable, ya que los países del norte de África no son ni la sombra de los imperios milenarios que florecieron en sus costas tiempos atrás, en la juventud de la Humanidad. Y como esos tiempos ya no regresarán para ellos, pues han de desarrollar otras tácticas, siempre con sus miras puestas en el Mediterráneo, su riqueza y sus recursos, que aunque escasos en comparación con otras potencias como EEUU, siguen siendo apreciadísimos por los que sólo tienen arena del desierto y calamidades o penurias por exceso de calor, que les refríe la sesera, los enloquece y los lleva a cometer tales atrocidades. Un aprecio posesivo, que se sirve de la doctrina coránica para lavar el cerebro a unos aspirantes a asesino en serie que llevan inscrita la marca del odio, la ceguera intelectual y la incomprensión de sus reclutadores, que simplemente lo ven como “carnaza” que arrojar al matadero occidental y los escenarios de guerra integrista para secundar sus malvados planes. Cuando una organización paramilitar y fanática no siente el mayor aprecio por la vida humana, dejar de ser organización para pasar a ser secta destructiva, y esa es la única realidad comprensible para mentes sanas y bien educadas. La ignorancia y la desesperación, son armas bien esgrimidas por los ayatolás para aplastar con saña a su pueblo, y llevarlo a hacia la decadencia y la muerte, por un camino peligroso y aterrador, el camino del suicidio colectivo de antiguas civilizaciones, que, aunque tienen sus raíces milenarias prácticamente destruidas y olvidadas, aún conservan parte de su encanto exótico y su misterio turístico en las palpitantes ruinas que estos fanáticos amenazan con destruir, porque, para ellos, “sólo son piedras”. Los ayatolás saben perfectamente que, destruyendo el pasado, moldearán el futuro como les dé la gana, y siempre a su antojo y capricho… en Europa, en EEUU, en Occidente en general no podemos estar dormidos, debemos despertar de nuestro letargo y ponernos en marcha, usar las herramientas y el armamento que sea necesario para poner fin a estos enloquecidos sectarios, y cuando hayan sido erradicados o marginados a simples brotes de casual integrismo, entonces podremos dormir tranquilos, pero siempre con un ojo puesto en el Oriente Próximo. EEUU, como nación preponderante del mundo, ya se ha puesto en marcha hace años, sino décadas de nuestro sepelio y adormecimiento europeo. Metámonos en la cabeza que la inmigración ilegal sólo es el primer paso, ya llegarán los pasos siguientes, como el pacto entre la Generalitat de Cataluña y los líderes islámicos de Barcelona, que dan su apoyo a Arthur Mass en una supuesta independencia catalana, simplemente para separar la isla autonómica de su nación y protección estatal y poder más tarde hincarle el diente como futura república islámica en medio de Europa…  ¿o se piensan los separatistas que sus maniobras no son vigiladas de cerca por Al Qaeda? Los Hermanos Musulmanes han sido erradicados de Egipto y otros países, pero no vencidos, tengámoslos muy presente, y buscarán venganza tarde o temprano. Israel tiene todo el derecho del mundo a defenderse, y EEUU, mucho más todavía, y gracias a ellos estamos seguros y defendidos en nuestra burbuja virtual de felicidad europea. Si por casualidad Israel no hubiera existido, seguramente la virulencia de la violencia integrista hubiera alcanzado sus mayores cotas, y cotas jamás vistas en la historia reciente mundial. Pensemos en ello, no son tan malos los “sionistas judeo masónicos” como algunos interesados dicen, especialmente los de ideas de extrema izquierda, cómo no, esos siempre han sido antisemitas.

La raza judía, además de tener unos orígenes antiquísimos, casi de los más viejos al lado de civilizaciones desaparecidas como la babilónica o la egipcia y la caldea, es un pueblo sabio, paciente, que ha encajado demasiado bien el odio injusto que siempre se ha alzado contra ellos, y a pesar de viento y marea, han sabido convivir y adaptarse perfectamente en los territorios en donde vivieron la diáspora desde tiempos de la destrucción del templo de Jerusalén por Vespasiano a principios de la época plateada romana, comenzando con la dinastía de los Flavios y Antoninos. Los antiguos hicsos, mencionados por textos cuneiformes y hasta jeroglíficos egipcios, en una memoria de la humanidad que se remonta a nuestros más antiguos orígenes. Aunque los pueblos circundantes siempre han odiado y hecho la guerra contra los israelíes, ellos tienen la auténtica posesión de Tierra Santa, pues fueron los únicos supervivientes de guerras, desastres naturales y conflictos en el Oriente Próximo, pero siempre manteniendo sus raíces culturales y sociales intactas, es decir, su tradición y sus costumbres, a diferencia de otros, como persas o medos, que simplemente desaparecieron en los albores de la cronología mundial para dar lugar a versiones deformes de ellos mismos, contaminadas por las creencias del Islam y condenados a una decadencia permanente desde entonces. Con ello no quiero decir que el Islam sea la causa directa, pero ha contribuido muchísimo a todo ello. El odio por los judíos es inmemorial, pero no tiene sentido en la sociedad española, ni mucho menos. Hasta la expulsión de los judíos españoles, o sefardíes, por parte de los Reyes Católicos, fue basada en motivos económicos, pero nunca racial, eso es todo. Últimamente hay un ministro de Interior muy interesado en la “repatriación” de estas familias, incluso darles un derecho de nacionalidad histórica mucho más justo que el de inmigrantes que cruzan ilegalmente el estrecho de Gibraltar, o mucho más que aquellos que fueron colonias mercantiles o lugares de avituallamiento de las flotas imperiales de Castilla y León. Ahora una nueva amenaza se cierne sobre todos nosotros, e Israel es el único dique de contención para salvaguardar los intereses occidentales y el futuro de nuestros hijos, cultura y civilización lejos del alcance de los ayatolás enloquecidos de Al Qaeda y los Hermanos Musulmanes. Israel y el Mossad es el único que sabe a ciencia cierta que la amenaza es mucho más grande de lo que los felices habitantes de Europa creen, y que la logística desplegada desde Bagdad y Arabia Saudí es impresionante, con millones de dólares procedentes del petróleo para financiar el envío de armas, entrenamiento terrorista y muyahidines suicidas por lo ancho y largo del planeta. Nosotros elegimos, si alistarnos a las hordas suicidas de pro palestinos y aberchales, siendo una isla más del terrorismo internacional islámico y aberchale, o redimiéndonos de una vez por todas, aceptando la horripilante realidad de un Islam enfermo de fanatismo, decadencia y sed de sangre de inocentes, especialmente aquellos que no comparten los postulados de su fe, los cuales ciertas sectas integristas están llevando a guturales extremos, con ejecuciones masivas, asesinatos en serie y decapitaciones “on line”. Abrir los ojos, más que nunca, pasa por un proceso de aceptación y responsabilidad que el planeta entero debe asumir, salir de su letargo y ponerse a trabajar al lado de los que defienden la civilización y el progreso frente a los que niegan los derechos humanos y predican las “soluciones definitivas”, cuando esas nunca, nunca han existido…”        

     

sábado, 16 de agosto de 2014

Los Gurús del Nuevo Milenio: el Plan de las Izquierdas


“Una vez más, los acólitos socialistas y comunistas, aberchales y masónicos han trabajado juntos en un proyecto de ingeniería social, una falacia inconmensurable, un engaño orquestado y manejado por los gurús de la conspiración, esto es, aquellos que prodigan los mensajes milenaristas, apocalípticos y destructivos o anti sociales contra las instituciones del Estado, contra el sistema y contra el individuo, que realmente abogan por una reestructuración del medio audiovisual y de difusión, que practican un periodismo indiscreto y de subterfugio, captando adeptos mediante las redes sociales, internet y You Tube, lanzando diatribas ilógicas sobre una supuesta información secreta “muy confidencial” a la que sólo ellos tienen acceso, pero que no dejan de ser conjeturas, teorías sin demostrar o parafernalia OVNI sin base científica alguna. Estos “gurús” del Nuevo Milenio son de un perfil bastante culto, algunos no tanto, otros se apropian del material paranormal desclasificado de algunos gobiernos, como el de EEUU, para lanzarse a la total e hipotética reinterpretación de la historia universal, lanzando a los cuatro vientos de que nos están engañando, manipulando y controlando mediante extraños y complejos “mecanismos de control” (que, aunque tienen una base lógica y están basados en ciertos y famosos programas gubernamentales norteamericanos, muchos de ellos secretos y casi ilegales, no carecen del aporte personalizado del gurú en cuestión), con los que supuestamente, las élites del Nuevo Orden Mundial nos esclavizan, someten y alienan desde tiempos inmemoriales. En mi juicio personal, simplemente los “gurús” son agentes de la extrema izquierda, enviados bolcheviques de IU y  Podemos o grupos “anti sistema”, como “Anonymous” para llegar a las masas de una manera sucinta y engañosa, programando nuevos agentes de su agenda mundial de revolucionarios recalcitrantes, pero usando otros métodos, el del encanto por lo paranormal y lo misterioso… con esto no niego que la información que estos embusteros integrales estén manipulando sea del todo falsa, sino que la “aderezan” con su “toque personal”, para llevar a sus miles de seguidores al huerto, y precisamente hasta donde ellos quieren, el voto a IU, Podemos o la extrema izquierda. Estos nuevos gurús, salen siempre en canales de You Tube y medios de difusión, contando con un respaldo económico incesante, como si el dinero fuera un maná inagotable, con el que predicar sus preces y sus mensajes salvíficos, que siempre, o casi siempre, conducen a la “solución final”, esto es, llevar a los corderitos ignorantes a la iluminaria del Polivurov bolchevique y chavista. No es la primera vez que lo hacen, ni siquiera la última, y sabemos perfectamente que los métodos de propaganda izquierdista para la nueva captación de miembros son muy refinados, y a veces, hasta realmente convincentes, buscando aliados no sólo entre jóvenes ignorantes del pañuelo palestino y el cóctel molotov, sino también entre gentes bastante cultas y preparadas, que serán después los que contribuyan a que la propaganda del partido comunista llegue a todos los estratos de la sociedad.

Últimamente he flirteado demasiado con estos grupos conspiranoicos, y aunque algunos poseen una información realmente admirable y privilegiada, otros son tan poco astutos como pedantes, y vuelvo a repetir, no todos ellos se dedican a la política, pero el que sí lo hace, debe ser tomado como un enemigo potencial de la civilización y de los principios humanos que han construido nuestra sociedad desde el inicio de los tiempos. En estos grupos, hay indigenistas chamanicos, chavistas retrógrados, “showmans” adictos a las cámaras, auténticos charlatanes que venden remedios milagrosos de homeopatía, pero siempre, siempre, hay una intención clara detrás de ello: vivir del cuento, que trabajar honradamente cuesta mucho, palabra. Todos estos farsantes de opereta y charlatanes milenaristas son un peligro potencial para para los auténticos buscadores de la verdad e investigadores paranormales, a los que no denigro en absoluto, pero que la gente debe tener muchísimo cuidado a la hora de escoger aquello que ve, escucha y lee por las redes sociales, internet y canales de TDT. Hay mucho “escogido” por los dioses estelares para la salvación de la humanidad, y eso roza demasiado el límite entre el delito y lo legal, entre mecanismos usados por los líderes sectarios para el lavado de cerebro y posterior asalto a la cuenta corriente, aunque el precio por saber la verdad muchas veces lleva a la gente a caer en manos de estos facinerosos y habladores de medio pelo, con verdades a medias, para seducir a incautos y atraer más dinerito de donaciones PayPal a sus saneadas cuentas corrientes. Ni que decir tiene que estos seres a caballo entre el sabio loco de “Regreso al Futuro” y un vendedor de tónicos milagrosos del Medievo han existido desde los albores de la historia, y siempre han sido hábiles a la hora de disfrazar sus verdaderas intenciones o sacar la bolsa del patrimonio a los crédulos y los incautos que embaucan con sus palabras elaboradas y su retórica liosa y rimbombante. Siempre, siempre tienen segundas intenciones, y es que madrugar por las mañanas, es muy fatigoso… investigando acerca de ellos, me he encontrado con unos antecedentes dignos de una película policiaca, en la que sus anteriores actividades siempre estaban relacionadas con el mundo del espectáculo, la difusión o los mass media. Eso sí, muchas veces negando su pasado siniestro o relativamente ilegal, algunos de ellos se cambian el nombre o incluso se operan el rostro, mudando la piel para parecer corderos, cuando en realidad son lobos y depredadores de cuentas corrientes. Pero el crimen que cometen es realmente aterrador, ya que contribuyen con sus actividades extorsionadoras y mentirosas a desinformar acerca de lo paranormal, lo oculto y lo realmente misterioso, desacreditando a auténticos investigadores y personas que han consagrado sus vidas a analizar estos fenómenos desde una perspectiva seria, científica y creíble, no especulativa e intuitiva.      

La charlatanería especulativa con fines económicos no es algo del presente, ya los supercheros y sopladores de falsos remedios eran asiduos parásitos en la Corte de reyes europeos y nobles hacendados o ricos mercaderes, los cuales financiaban multitud de proyectos de estudio, investigación y desarrollo en artes o en ciencias para asegurarse un mayor poder, prestigio y contribuir al florecimiento de su propio reino y el bienestar propio, o el de su gente. Pero entre estos eruditos, estudiosos o adictos al rey, muchas veces estaban farsantes, embusteros y buscavidas, los cuales, si eran descubiertos en su falacia, acababan en la horca, bajo el hacha del verdugo, o arrojados al foso de los leones en la época imperial romana. Es triste pensar que este oficio, tan viejo como la mismísima humanidad, se aproveche de la ignorancia en materia paranormal de algunos incautos y confiados para hacer el agosto con programas de radio y televisión, llamadas al 902 o conmutaciones parecidas, que no son otra cosa que una venta fraudulenta de productos inofensivos, pero con los que obtienen pingües beneficios. El vudú, la santería, la cartomancia, quiromancia y adivinación por tarot o bolita de cristal salpica las pantallas de los nuevos “gurús del nuevo milenio”, y que predican ese milenarismo salvífico a golpe de Visa, MasterCard o American Express. La diferencia entre estos y las religiones como la católica, es que al menos la Fe nos promueve un estilo de vida sano y moralmente correcto, espiritualmente tranquilizador y conciliador con la vida familiar y los valores eternos del ser humano, mientras que los charlatanes, se aprovechan de manera parasitaria y dañina de la credulidad del ser humano, de su necesidad de palabras bonitas o tranquilizadoras, para acrecentar sus bienes en Suiza o sus coches último modelo. No hay un solo gurú televisivo que no posea un tren de vida admirable, un coche descapotable y una novia guapa, o un piso en Honolulú o en Miami, qué casualidad. El vender verdades a medias, es algo que nuestros políticos hacen de forma diaria, subversiva y que ya no nos transmite la sensación de “libertad, sin ira libertad” de comienzos de los años 80, pero ahora estamos muy escaldados de todos ellos, y los miramos con recelo y mucha desconfianza, especialmente en base a los acontecimientos en materia de corrupción institucional, es decir, estamos vacunados contra su falsedad. Pero he aquí que las izquierdas han encontrado un nuevo filón que explotar, por el que atacar la esencia misma y los valores eternos del ser humano, su chispa de divinidad, su potencial creativo… para vivir del cuento, como siempre han hecho y siempre harán. Pensadlo bien, analizadlo con detenimiento, pues la información “secreta” o transcendental es un patrimonio de toda la Humanidad, no un filón del que ciertos “personajes de TV” sacan beneficios a golpes de audiencia y patrocinadores de desayunos y periódicos deportivos… cuando es así, es que algo está mal, y mucho más cuando hay que marcar un numerito 906. La verdad, o se difunde de manera gratuita, o no se difunde y se deja al pueblo en la ignorancia, pero no es un bien de consumo o de pago, eso que quede clarito a todos los “gurús” de internet y You Tube… todos, absolutamente todos, tienen el sistema de PayPal o donativos por la causa, casi todos, y por algo será. Ahora que están desenmascarados, entonces nos queda la duda razonable… ¿y todo aquello que nos contaban y decían, era verdad, era una falacia retórica, era una mentira bien orquestada? Pues la respuesta ni yo mismo la sé en realidad. La verdad está ahí fuera, somos nosotros mismos los que debemos luchar por saberla y defenderla todos los días de nuestra vida, trabajar para salir adelante, pagar nuestros impuestos, respetar las reglas del juego y dejarnos de revoluciones, revueltas “Anonymous” y charadas varias, que sólo nos meten en problemas con los servicios de seguridad, y nos integran en grupos y células chavistas del terrorismo internacional. No, esos juegos mayores no son para nosotros, curritos y trabajadores del tablero de ajedrez, somos las piezas pequeñas, y como tales, debemos tratar de ser felices y no complicarnos demasiado la existencia, que bastante ya tenemos con el salir adelante y no pasar necesidad. Hay tres pilares básicos que deben ser sagrados para el ser humano: Dios, la patria y la familia, aunque a veces la familia es lo primero y está por encima de todo lo demás. Lo demás es accesorio, irrisorio y hasta complementario si cabe. Debemos luchar por aquello que realmente merece la pena, y es nuestra vida, así de simple. Ningún sanador chamánico, gurú o adivino cartomante va a sacarnos del agujero, hemos de ser nosotros mismos, con ayuda de Dios, del esfuerzo y del trabajo duro. No hay otro secreto, esa es la única fuerza y potencial del ser humano, todas las utopías, son inventos de unos pocos para vivir de los demás y no currar.”