martes, 1 de septiembre de 2015

Septiembre: Después de las Vacaciones, Alerta Internacional




"Terminando el veraneo, muchos españoles regresan a sus deberes habituales, a sus ocupaciones laborales, a sus responsabilidades civiles, así como nuestros políticos, administradores jurídicos o empresarios, tanto las pymes como las medianas y grandes corporativas, aunque algunos sectores, como hostelería y alimentación, hayan tenido un repunte considerable de sus actividades económicas e ingresos o contrataciones debido a la temporada estival. Los niños y adolescentes nacionales retornan a sus estudios y cursos de formación de enseñanza básica, bachillerato o universidad, y las cifras de paro, pobreza o marginalidad han descendido paulatinamente, agradeciéndose profundamente el ingreso de casi setecientos mil nuevos puestos de trabajo, aunque sean contratos temporales o precarios, porque como bien se dice, algo es algo, y menos es nada... buenas noticias para el Ejecutivo central, hasta nuestro presidente del Gobierno saca pecho y exhibe músculo político, por sus reducidos éxitos, que habrían sido mucho mayores si se hubiera ceñido desde un principio al programa electoral prometido a los españoles que le dieron la mayoría absoluta. Pero nada más lejos de la realidad, porque poco se ha hecho, muy poco en realidad, y el tiempo de las promesas electorales de última hora, como las rebajas fiscales del señor Montoro, llegan tarde, mal y a destiempo. Han tenido cuatro ejemplarizantes años, en los que podían haber acometido reformas importantísimas y aún pendientes, como el Código Penal, la abolición de las autonomías vasca y catalana por traicionar la Carta Magna, el refuerzo de la valla de Melilla, la modernización de las Fuerzas Armadas, el reconocimiento a las víctimas del terrorismo, la reforma de la Ley del Menor, la eliminación de excesiva burocracia, sobre todo la de asesores y consejeros en los principales ministerios, etc. Y ahora les entran las prisas, con el Frente Popular intentando dinamitar la democracia y Podemos sentado en los principales asientos de los municipios del país, haciendo nefastas gestiones de los recursos municipales y una burla clara a todo lo que representa la soberanía nacional, o los derechos y deberes de todos los ciudadanos. No hay que discriminar tampoco a los sectores artísticos, que han salido en defensa de los miembros de la extrema izquierda, dejando a los políticos del PSOE en un abandono a sus antiguos mecenas, y haciendo un guiño a la Batasuna más radical y a los separatistas catalanes y vascos, anti taurinos y líderes de Podemos, representados por todas sus "marcas blancas". Los colegios, institutos y centros docentes públicos del país no se libran de esta lacra extremista, que inculcan a los alumnos desde su más temprana edad, si bien el efecto negativo que produce en la estabilidad familiar y conyugal no cumple sus objetivos hasta que los futuros votantes de las izquierdas llegan o superan la mayoría de edad. Jóvenes talentos que realmente valen para el estudio científico o la investigación, son obligados a abandonar el suelo patrio en busca de oportunidades en el extranjero, y de vez en cuando nos rasgamos las vestiduras con las dilatadas cifras de genios fuera de nuestras fronteras, y trabajando en condiciones muy competitivas para sectores tecnológicos en el extranjero, y en países que han sido siempre fuertes competidores o rivales europeos. En el otro lado del espectro, la inmensa masa de vagos redomados que llena nuestros colegios e institutos de enseñanza, en los que muchos alumnos llegan sin saber leer o escribir al ciclo medio, y muchos de ellos, ni siquiera han estudiado nada en su vida. Con esa falta de selección o una cultura del trabajo, del esfuerzo o de la excelencia, las medias mundiales nos sitúan al nivel de países tercermundistas, y todo porque los partidos políticos españoles siempre han manipulado la enseñanza para adecuar sus propósitos a adoctrinar un electorado fiel, fanático y que jamás ponga en duda los preceptos de sus líderes y mediocres "pensaires".

Las elecciones plebiscitarias catalanas, serán el primer paso claro para la balcanización definitiva de España, o la lección y aviso para navegantes para todos los partidos separatistas, aberchales o anti taurinos, que trabajan, y siempre han trabajado, para sus intereses particulares, aunque eso implicara la total desaparición de las instituciones y su destrucción total, marchándose después a paraísos fiscales con las ganancias, como han hecho siempre después de sus habituales procedimientos de esquilmado, vaciado y saqueado de arcas públicas. Los pasos dados por los partidos aberchales y nacionalistas catalanes han sido muy similares, y las intenciones han sido siempre las mismas. Centenares de víctimas del terrorismo, la coacción violenta y las amenazas a familiares y amigos de políticos y administrativos civiles en el País Vasco, son el legado terrorífico y sanguinolento de quienes han dinamitado el estado de derecho, y ahora quieren partir el pastel del territorio nacional como les convenga, sin hacer caso de las sentencias judiciales, o confiando que, aquellos que los protegen, impidan todo cumplimiento de la legalidad y la Constitución. "Orden mediante el caos", es una de las máximas de la masonería anglosajona mundial, y los principales líderes del PP, PSOE, IU, Podemos y similares formaciones son, indudablemente, militantes secretos de estas logias, las cuales tienen redes en ministerios, grandes multinacionales, la Bolsa de Madrid, la banca, el sector servicios y muchos más... estas inmensas redes de "círculos del poder", existen precisamente para que unos pocos puedan vivir de unos muchos, y aquellos que trabajan para la ruina de España en general, tienen una agenda secreta bien marcada, paso por paso y renglón por renglón. Es lo que se llama disidencia organizada, una serie de grupos radicales, extremistas o aberchales "permitidos" por el Estado, el cual a su vez los usa como medio de dominación mediante el miedo, porque la gente sencilla tiene miedo a la inestabilidad y las crisis de la entidad nacional, miedo a perderlo todo de un plumazo, como sucedería con la balcanización y la desintegración del territorio hispanohablante. Pero, lamentablemente, a Rajoy Brey se le han agotado los tiempos, y aquellos a los que creía tener fuertemente sujetos y perfectamente controlados para asegurarse el "voto del miedo", se han hecho fuertes, demasiado fuertes, pactando con las izquierdas el nuevo Frente Popular. Hay parte de esa "disidencia organizada", bastante fuera de la realidad, que se han creído que su propio mensaje mesiánico y aberchale revolucionario extremista es la solución final, algo realmente aterrador, porque se basan en conceptos abandonados por la antigua URSS hace algo más de dos décadas, tras la caída del muro de Berlín. Estos nuevos militantes del antiguo "telón de acero", no quieren otra cosa que resucitar los tiempos de la Rusia comunista, la gloria del movimiento socialista, retornar a los tiempos de la mal llamada "guerra fría". Pero esos tiempos ya pasaron, y lo que se cuece ahora en Asia y Oriente Medio, es un escenario bélico e imperialista completamente distinto. Rusia ya no es una potencia mundial, o al menos, en el sentido económico, pero tiene inmensas reservas de fuentes de energía, minerales, petróleo, fuerza humana de trabajo y un poderoso ejército, quizás no tan potente como el de EEUU, pero lo bastante considerable como para, con el apoyo de una China socialista y emergente, aterrorizar a toda Europa y ponerla de rodillas. Sería de estúpidos pensar que el nuevo eje de poder mundial sigue en Occidente, y no se está trasladando a los países asiáticos. Aunque el crack de la bolsa de Hong Kong y Shanghái ha sido noticia mundial y puntera en las últimas semanas de espectaculares cambios en los índices de bolsa internacionales, y una tendencia a la baja según los observadores y economistas, que auguran una posible intoxicación y contagio en las restantes gestoras internacionales, la posibilidad de una alianza Rusia-China, con la posible ayuda de países árabes radicalizados por el yihadismo salafista y fanático que ha reducido a cenizas varias ciudades monumentales antiguas y ha provocado el éxodo de miles de personas y refugiados de guerra a Europa, nos plantea esa terrorífica posibilidad, la de una Tercera Guerra Mundial, o de una lenta, larga y penosa "guerra fría". Este segundo escenario no es menos letal, pero al menos, es peligroso a largo plazo... los nuevos bloques mundiales establecerán un estado de alerta continuo, y una separación del planeta en dos ejes completamente diferenciados y políticamente opuestos entre sí. Pensábamos que el tiempo de las tiranías se había extinguido con la caída del muro de Berlín, que ya no quedaban ni terroristas, ni comunistas, ni asesinos o enloquecidos narcotraficantes por combatir, pero el 11-S nos puso a la fuerza en un cambio radical, que ha transformado profundamente el panorama mundial desde entonces... ¿forma todo esto parte de una "agenda secreta", o es el resultado directo de los nuevos movimientos de los representantes del marxismo radical en el planeta, que ahora amparan a los radicalismos nacionalistas e islamistas más terroristas y exaltados?

Cierto es que nada es por casualidad, y que los peones del tablero últimamente se mueven en direcciones opuestas, marcadas por el ritmo de China, Rusia y EEUU. No es de secreto de Estado el que miles de hackers, desde el territorio oriental, han estado intentando reventar la seguridad de las cuentas privadas de muchos usuarios de las redes sociales internacionales, penetrando en la intimidad de ciudadanos del mundo, tratando de obtener información sobre habitantes de Europa, Estados Unidos, Gran Bretaña, es decir, de los súbditos o ciudadanos libres del "bloque occidental", que es como realmente ellos nos miran. Nos miran con ojos del que no conoce los derechos humanos, del que ignora completamente las libertades del individuo, del que vive bajo vigilancia estatal o gubernamental las veinticuatro horas, y del que cualquier movimiento en contra del régimen establecido, es sospechoso de alta traición. Para ellos, el espionaje o el hackeo informático es un acto de patriotismo sin duda alguna, en donde jóvenes estudiantes de informática y redes ponen sus conocimientos al servicio de los intereses de Pekín, pero nada más lejos de la realidad. El ahora supuestamente régimen democrático y socialista de China, atesora el mayor número de ejecuciones por causas políticas de todo el mundo, y un terror disfrazado de falsa prosperidad económica, por tanto que se han abierto a una economía de mercado, pero que sigue vigilada de cerca por los antiguos miembros del Partido Comunista Chino. No nos engañemos, en China no hay libertad alguna, y mucho menos, derecho alguno. Hay grandes fortunas, sí, pero de los herederos de los funcionarios fieles al régimen, de los antiguos representantes del partido, de los que cuando la "apertura económica" vigilada por el Estado se hizo efectiva con el heredero de Mao, entonces aprovecharon para invertir sus enormes fortunas en el desarrollo de un plan industrial y manufacturero, de un dinero que procede finalmente de las mafias chinas, de la explotación de pobres jornaleros a tiempo completo y sin derechos algunos, y de la contaminación deplorable y sobreexplotación de los recursos naturales de China. Recordemos la matanza de Tianamen, que fue un acto de salvaje represión perpetrada contra unos estudiantes socialistas, que simplemente pedían más libertad y derechos, y perecieron aplastados bajo las orugas de los tanques y el fuego incesante de miles de fusiles de asalto... ¿eso es la libertad de la potencia oriental, sangre y muerte por defender tus derechos y tus legados inalienables como ser humano? A los simpatizantes españoles de estos regímenes tiránicos y partidistas, les espetamos a que sean un poquito más objetivos, que se dejen de zarandajas, y que vayan al grano con pruebas fiables de que estos países respetan un mínimo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, vigente en el planeta desde finales del s.XVIII. Recordemos lo que traen todos estos líderes mesiánicos de las izquierdas extremistas, sólo sangre, muerte, pobreza, sufrimiento innecesario, represión.... en el otro lado del espectro, la masonería económica te asegura servidumbre, pobreza, inestabilidad económica, inseguridad ciudadana, el "orden mediante el caos". Dos caras opuestas de una misma moneda, la de los que no respetan la integridad del ser humano, de la raza, de su porvenir y de sus valores eternos. Hay mucho que hacer en el planeta, y hay que ponerse ya mismo manos a la obra. primeramente, y como asignatura pendiente para septiembre, acabar de una vez con el ISIS, con Boko Haram y todos los movimientos terroristas islámicos radicales de un plumazo, con un envío efectivo de tropas terrestres y una campaña sistemática y contundente de eliminación de sus huestes de destrucción y saqueo, para enviar al mundo salafista y Al Qaeda un mensaje claro, que Occidente no se rinde ante la barbarie, ante el miedo y el fanatismo, y las libertades que defendemos y disfrutamos, no han sido conseguidas en el pasado como un regalo del destino, sino tras muchos siglos de guerras fratricidas, conflictos armados y sacrificios sin cuento, en el que los europeos y norteamericanos hemos aprendido finalmente a convivir y a entendernos. Un mensaje claro llegaría también ilegalizando y combatiendo las células comunistas y anti sistema en toda Europa, que han causado muchísimo daño en institutos, colegios y universidades de todo Occidente. Y en la ONU, marcar claramente los límites de estos nuevos aliados, evitar su derecho de veto, ponerles las cosas claras y los puntos sobre las íes, porque debemos despertar del letargo ya, sino queremos que los acontecimientos nos catapulten a un Septiembre lleno de malas noticias, y de terroristas campeando a sus anchas por territorio europeo. Un saludo a todos los lectores de este blog, y nos vemos en el próximo post."         

       

viernes, 31 de julio de 2015

Elecciones Generales... Dos Meses Para Decidir


 
 
"Una vez más, los acólitos socialistas, masónicos y podemistas trabajan para nuestra perdición, sin descanso, día y noche, conspirando contra la democracia, contra la monarquía y hasta contra ellos mismos, moviendo los hilos del panorama político cercano, esto es, el de las elecciones generales. Mientras tanto, Rajoy Brey y sus impresentables ministros, creen firmemente en el pulso de los tiempos, en la pasividad del "dejar pasar, dejar estar", trabajando siempre desde el perfil bajo del administrador que no sabe qué va a pasar mañana, o del indeciso que tiene miedo del reflejo deforme de su propio espejo, como el del Esperpento de Valle-Inclán. Medimos los días y los meses necesarios para que el Ejecutivo reaccione, y sus declaraciones a los medios de comunicación, no son menos alentadoras. Continuas meteduras de pata, promesas electorales de última hora, rebaja de presión fiscal por miedo a perder mayor tasa de electorado y la omnipresente mano imaginaria de Rajoy en todos los asuntos del partido, llevan a hacernos creer que el pacto democrático con Movimiento Ciudadano está más que lejano, y que en su propia soberbia, el capitán del barco del Partido Popular hará que el galeón se hunda con toda su tripulación, y de los últimos supervivientes, sólo quedarán marineros rezagados y presas de un pánico posterior a tan siquiera mojarse los tobillos en una bañera con agua al mínimo. Albert Rivera implica la estabilidad necesaria y la esperanza de que el nuevo Frente Popular, formado por PSOE, Podemos, IU, PNV, CIU y el resto de grupúsculos separatistas se apoderen de la nación en un momento muy decisivo e importante, en el que puede marcar la diferencia entre el "corralito bancario" como el de Grecia, seguir creciendo como economía recuperable y aún dentro del marco del euro grupo, o finalmente caer en manos de estos facinerosos y asquerosos, convirtiéndonos en una república aberchale, bananera y totalitaria, en donde las libertades sean recortadas, los impuestos se multipliquen hasta el infinito, y el excesivo peso de la burocracia parásita nos lleve a una situación, sino peor que la del país heleno, quizás mucho más grave en algunos puntos importantes. Tengamos en cuenta que nuestras fronteras están muy pegadas al norte de África, quizás demasiado, y por esa franja de territorio, del que Mohamed VI quiere un buen pedazo de territorio español, pueden colarse millones y millones de indocumentados, magrebíes procedentes de los movimientos islámicos radicales infiltrados como "refugiados políticos", y una marea humana de desesperados que, aunque buscan alojamiento y seguridad en nuestras fronteras, un futuro mejor y oportunidades laborales, nada más lejos de la realidad. Primeramente, porque la inmigración no controlada se convierte en una invasión de refugiados, que comenzarían a desestabilizar las zonas fronterizas, y a cometer actos de vandalismo, saqueo y pillaje de bienes inmuebles o comestibles de primera necesidad, al verse impelidos por el hambre, la falta de refugio o la crisis humanitaria que esto desencadenaría. Segundo, entre esos refugiados hay células del yihadismo radical, especialmente de la rama salafista, quizás la más extremista de todas, con amplia presencia en las mezquitas de Madrid, Barcelona, Córdoba, Sevilla o Valencia, por mencionar las más importantes. Tercero, porque el sostenimiento del sistema de ayudas, pensiones y sanidad pública de la Seguridad Social corre grave peligro, en el caso de las pensiones por ejemplo, debido al escaso relevo generacional, y al envejecimiento poblacional. Los magrebíes que saltan la frontera carecen de conocimiento del idioma nativo, de cualificación profesional o formación alguna, la cual buscan en nuestro suelo patrio, y no se les puede ayudar a todos, especialmente si necesitan una pensión alimenticia al principio, mientras aprenden el idioma y realizan cursillos de integración o formación, que son pagados de nuestros bolsillos. No puede haber papeles para todos, y eso es algo de sentido común, sólo para unos pocos, y cada día, para menos...

Albert Rivera ha comenzado por presentar un programa económico encomiable, que centra sus propuestas en torno al liberalismo económico, a la facilidad para fomentar el libre mercado y la competitividad, un plan de educación envidiable y basado en la excelencia, no en la mediocridad de profesores y alumnos, una versión más cercana a la que el ministro Wert quería para la Lomce, pero al principio, antes de descafeinarla gradualmente por culpa de la presión de plataformas anti sistema y politólogos pertenecientes a Podemos o las formaciones anti desahucios o del 15-M. Pablo Iglesias ahora aglutina todo el poder en estas "mareas" sociales, que aunque tienen todos los colores del arco iris, incluyendo movimientos pro gays o pro lesbianas o pro aborto, se inclinan ante la majestad del nuevo adalid de las izquierdas aberchales y totalitarias, como si de una encarnación de Lenin o Stalin se tratase. El candidato catalán a la presidencia del Gobierno Central ofrece soluciones encomiables, un plan de estudios admirable, un plan económico brillante, un diálogo con todas las fuerzas políticas para pactar por la democracia y por el futuro de la Constitución, es sin duda un digno aspirante a la Moncloa, seguramente mil veces mejor que el señor politólogo, pero su política de pactos con miembros de PSOE, PP o Podemos inclusive pone de manifiesto la falta de coherencia y unificación de sus filas, en las que se han ido incluyendo miembros arrepentidos de UPyD, militantes del Partido Popular o del PSOE cansados ya del sectarismo partidista, o miembros y asesores jurídicos, doctorados de Economía o Historia, etc. Esta inmensa amalgama de afiliados con "buenas intenciones", disfraza un descontrol en sus filas militantes, en donde no se han establecido parámetros de afiliación, o filtros que impidan el desembarco de "paracaidistas", oportunistas del momento o tránsfugas, incluso fracasados del mundo administrativo o judicial, que busquen un beneficio a corto o medio plazo refugiándose tras las siglas de Movimiento Ciudadano, a pesar de que sus líderes y bases fundacionales sean sólidas y tengan el consentimiento de todas las fuerzas democráticas del país. No se puede enarbolar la bandera del liberalismo económico y de la moralidad neutral, porque, simplemente, las fuerzas de centro suelen siempre torcer a la derecha o a la izquierda, y el señor Rivera, aunque a veces simpatiza con el PP, hace siempre muy buenas migas con el PSOE, y habla las maravillas del gobierno de González Márquez, el artífice directo de la primera ruina económica y la pérdida de todo el tejido industrial de este país a comienzos de los años ochenta, a cambio de los fondos de cohesión, con el que se enriquecieron y lucraron los barones socialistas, tras el expolio al emporio económico de Rumasa, otra de sus fechorías fiscales de despropósitos, similares a los ERE´s de Andalucía. No se puede caminar por un barrizal, por una mezcolanza de intenciones bien halladas y fundamentos buenos, pero con un océano de militantes anónimos a quien nadie conoce, y todavía no se sabe qué cartas juegan en el tapete de la política nacional o internacional. Sin embargo, barones populares y socialistas, más que hartos de este juego de poderes, dan cien vueltas a los candidatos de Rivera, los torean con las negociaciones y los llevan hasta el consenso necesario para que Movimiento Ciudadano se convierta en el nuevo "partido bisagra" de las dos grandes formaciones. El precio de Rivera es bien simple, despedir a los corruptos, llegar a un acuerdo institucional y a una renovación política descafeinada, en la que el liberalismo económico y de ideas sea el eje central de un plan bien planteado, y que de ser llevado a buen puerto, nos traería de nuevo los tiempos de Adolfo Suárez a todos los españoles... ¿pero llegaría algún día a sentarse en la Moncloa, aunque fuera pactando con alguna de las grandes formaciones? Seguramente correría la misma suerte que corrió el verdadero padre de la democracia del 78, y el mejor presidente del Gobierno que ha tenido España en toda su historia democrática hasta la fecha. Manipulado por tránsfugas, paracaidistas y oportunistas camuflados, en cuanto cogiesen el peso y la influencia necesaria para prescindir del propio líder, apuñalarían su imagen y su credibilidad, tal y como apuñalaron políticamente al hastiado Suárez al fin de su mandato y provocaron su renuncia al puesto de la Moncloa, su fulminante dimisión.

Se conforma también la posibilidad de un nuevo y terrorífico Frente Popular, en donde IU, Podemos, PSOE, CIU, ERC, BNG y EH Bildu estarían en una coalición separatista, aberchale y radical que se haría con el control de la presidencia del Gobierno Central, dinamitaría completamente las bases de la democracia y la convivencia, iniciaría una auténtica "caza de brujas" contra las Fuerzas del Estado, la propia Corona, las instituciones públicas, comenzando un procedimiento similar al de la Venezuela de Hugo Chávez, en donde Pablo Iglesias cogería poderes absolutos, derogando la Constitución y deponiendo al Jefe del Estado, el propio Felipe VI, con lo que la monarquía parlamentaria sería abolida, y la Tercera República, pero bajo un perpetuo régimen castrista de extrema izquierda, la única realidad en adelante. Esa posibilidad no es tan lejana, las negociaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ya se han producido, y el "corralito" subsiguiente, similar al de Grecia, sería inminente y fulminante, así como la salida de la OTAN, la ONU o la CEE. Este panorama siniestro terminaría por reventar las buenas relaciones con los países del eje atlántico occidental, nos convertiría en un satélite de Rusia o China y las dictaduras terroristas del planeta, y catapultaría a una hecatombe humanitaria y social, en la que la marginalidad, la guerra civil o las hambrunas terminarían por balcanizar el territorio nacional, desintegrarlo en reinos de taifas y dilapidarían las arcas del Estado, repartidas entre los gerifaltes de extrema izquierda que huyeran a Europa con los beneficios de su saqueo, a las islas Caimán, o paraísos fiscales. Esta nación no les importa un comino, y la ven como una prometedora fuente de negocios de la malversación del caudal de fondos públicos, siguiendo aquella famosa frase de la ministra socialista "el dinero no es de nadie". Claro, y la tierra pertenece al viento, como dice el famoso inspector de nubes, ahora residente en Arturo Soria. Centrándonos en el tema del Frente Popular, Rodríguez-ZP está realizando extrañas visitas por todo el mundo conocido, visitando tiranías como las de Cuba, Venezuela o la corrupta Bolivia, trazando hojas de ruta con Irán y con los principales países que conformaban aquello que el mismo llamaría el "pacto de civilizaciones", íntimamente ligado con las mafias internacionales de tráfico de armas, drogas y trata de blancas de todo el planeta. Recordemos que ZP ordenó la retirada de tropas de Irak, pero apoyó enceguecidamente la marcha militar de EEUU sobre Afganistán, incluso permitió el uso de aeropuertos militares y civiles españoles para el traslado de presos a Guantánamo, situado en la isla de Cuba. Esta serie de movimientos extraños, autorizados por la administración Obama, pero muy mal vistos por los republicanos y la administración Bush, la justamente anterior a las bases demócratas. Sabemos que J.F.K., o al menos sus familiares, estaban relacionados con el contrabando ilegal de bebidas en durante la famosa "ley seca" de los años 20, y que esta fuente de beneficios ayudaría al clan de los Kennedy a llegar adonde llegaron. Los enfrentamientos con los círculos de poder pertenecientes a Texas, Alabama, Virginia o los antiguos estados de la Confederación, nos hacen sospechar que esto no es sólo una guerra de intereses entre mafias internacionales, es un gran movimiento en el tablero de las conspiraciones mundiales, y por tanto, las trece familias más poderosas del mundo conocido, están implicadas en ello. Reducir a escombros al mundo mediterráneo, el cual siempre ha sido un enemigo directo del mundo anglosajón y francés, heredero de la francmasonería del siglo XVII, ha sido un objetivo a cubrir desde la mismísima fundación de EEUU, y uno de los legados del odio que Inglaterra ha dejado a su vástago americano. El mundo mediterráneo, como cuna de las civilizaciones occidentales y faro humanístico que iluminara al mundo, es un viejo enemigo al que los estados anglosajones quieren mantener aletargado, avejentado y a merced del viento de la inmigración ilegal, la especulación hotelera y la inseguridad ciudadana o económica, mediante células desestabilizadores procedentes de sus servicios de inteligencia, al igual que Rusia hace los mismos movimientos, pero desde el otro lado del tablero de ajedrez. Pablo Iglesias no es más que un agente encubierto de Venezuela, Rusia y la China socialista, un mamporrero del bando enemigo de EEUU, que a su vez juega un doble juego entre los herederos de los clanes pro republicanos y los herederos de los clanes pro demócratas, pero todos ellos siempre mirando a un mismo objetivo, el control total del planeta a cualquier precio. Todo esto nos haría sospechar que la KGB, la CIA y el Pentágono han estado desde los comienzos de la democracia española del 78 utilizándonos como campo de pruebas para la aplicación de sus teoremas sociológicos, el armamento informativo y la guerra de los mass media o las nuevas tecnologías, porque quien controla la información hoy en día, controlará el mundo... los servicios de inteligencia mundiales trabajan unos contra otros, favoreciendo la información privilegiada a los más pudientes, poderosos e influyentes a nivel global, simplemente para perpetuarse en el poder, aniquilar la competencia y sofocar toda clase de movimientos insurgentes, criminalizándolos o demonizándolos a su más completo antojo y conveniencia. En el espectro islámico, la falta de medios tecnológicos les lleva al reclutamiento peligroso de muyahidines mediante las redes sociales, la publicidad subliminal o los mensajes secretos en mezquitas y centros culturales, con vídeos y drogas de diseño que lavan el cerebro de sus futuros terroristas y asesinos suicidas... ¿quién está exento de manipulación, mentiras o intentos de atentar contra la intimidad, la inviolabilidad o los derechos de libre albedrío o tener una vida digna y con las necesidades cubiertas en cualquier parte del planeta?

Los poderosos no entienden de fronteras, de derechos humanos o de licencias humanísticas, ya en la antigüedad clásica helenística se producían graves atentados contra estos derechos, los cuales fueron denunciados por los pensadores e intelectuales de su tiempo, acusados de ser revolucionarios, problemáticos o simplemente "conspirar contra el Estado". Es lo que entienden estas fuerzas mediáticas por ser un libre pensador, un ciudadano independiente y con libertad de elección, o de aprendizaje y conocimiento o curiosidad por saber cómo funciona el mundo que le rodea, y qué es lo que le rodea en realidad. Nos han construido una falsa realidad, una pared en la caverna platónica, en donde despertar es cada día más difícil, sino una tarea titánica para algunos. El pensamiento crítico se ha ninguneado, vilipendiado, vituperado, diciendo que es una "reducción al absurdo", una "tarea inútil", o un "legado novecentista y anacrónico, fuera de toda utilidad", y con todo ello, se aseguran la finalidad de acabar con las libertades de pensamiento, obra y elección, siempre dentro de unos parámetros respetuosos con el medio que nos rodea, y con el resto de los habitantes del planeta. Los parámetros ahora los marcan el consumismo, el relativismo moral y el dictado sectarista, ser del "partido A", del "partido B", o del recién inventado "partido C", como Podemos, por poner un ejemplo. De poco importa que gobierne un bolchevique, siempre habrá negocio que hacer después de someter el país marxista radicalista y asesino a un bloqueo o embargo económico, realizar una transición democrática y volver a poner secretamente nuevos presidentes, títeres y marionetas que favorezcan los intereses de unos y de otros. Atar a las personas, someterlas, subyugarlas, dominarlas mediante el miedo y el control subjetivo. Siempre hemos hablado en versiones anteriores de este blog del potencial creativo del ser humano, de esa "chispa divina", que puede identificarse con el alma inmortal, con ese "fragmento de divinidad" que nos hace verdaderamente libres, creativos y pensantes, no marionetas o trabajadores descerebrados, como le gustaría al sistema que fuese. Esa chispa nos hace inconformistas, respondones, revolucionarios, insatisfechos, siempre buscando las respuestas a las eternas preguntas, porque hay "alguien" que nos ha arrebatado esa identidad trascendental, inmutable y todopoderosa, heredada del Logos creador, el cual nos dio total majestad, total potencial y total libertad, lo que precisamente a los poderosos les inquieta, porque desbarata sus planes de total dominio, total sometimiento y total esclavitud hacia la raza humana. Dios no nos hizo para ser siervos, y mucho menos siervos de la élite mundial. Ellos se han autoproclamado dueños y señores de las comodidades, de las libertades y de los conocimientos más punteros, de las tecnologías que les permiten ser manipuladores y jueces de toda la Humanidad, en nombre de un derecho que se creen heredado de padres a hijos, y que les hace "diferentes" del resto, nada más lejos de la realidad. El líder bolchevique hace algo parecido, elimina estas élites para erigirse el nuevo dueño y señor y de todos los ciudadanos, a cambio de arrebatarles completamente la libertad de pensamiento, palabra y obra, una especie de Málaga saliendo de Malangón. Todo es atrezo vacío y muy bien pintado y preparado, una gigantesca farsa teatral del teatro de la existencia, una fantasmagoría del espejo deforme del esperpento, una mascarada que permite a unos pocos disfrutar del patrimonio de todos, a costa de todos. En el caso de los ERE´s de Andalucía, el juicio a la Infanta o similares, la indolencia judicial, o bien ha apartado a los administrativos capaces de hacer un "jaque mate" a la enorme corrupción institucional, o bien han encargado el caso a jueces politizados y simpatizantes de sus formaciones políticas, afines ideologías o amistades peligrosas, asegurándose una condena mínima, unas multas irrisorias o unas fianzas asequibles, un precio mínimo y sin importancia para la magnitud de las estafas y malversaciones cometidas. Mientras los cabecillas de estas tramas de corrupción salen prácticamente indemnes, sus "segundos de a bordo" son siempre quienes pagan todo el peso de la ley, cumpliendo condenas aberrantes y exageradas, o fianzas que triplican la cuantía de la petición fiscal a los tribunales de cuentas regionales o provinciales o constitucionales. Estos lugartenientes de la corrupción, siempre son azotados por la prensa, agitados y sacudidos como chivo expiatorio para que las masas queden contentas, aquí paz, y después gloria, se olvide el asunto, y el verdadero protagonista pase casi sin daño alguno al anonimato, o a un cargo de asesor o consultor financiero en alguna corporativa o bufete internacional.  Por ello, en estas elecciones generales no debemos acudir a votar con las narices tapadas, y como siempre pido el voto para formaciones nuevas, no populistas, que huyen del bipartidismo sectarista, del chavismo aberchales o del separatismo nacionalista y terrorista, pues no ir a votar es regalarles el derecho de veto sobre las papeletas vacías, en blanco o nulas. Debemos empezar a tomar las riendas de nuestro destino, de nuestros pensamientos, que tienen el inmenso poder de cambiar la realidad cotidiana, ése es el inmenso potencial del que disponemos, la libertad de elección, la cual nada ni nadie tiene derecho a arrebatarnos, en nombre de unos ideales que ni ellos mismos profesan o practican. Y como dirían los griegos de la antigüedad clásica, To on, lo que es, y punto."   

viernes, 17 de julio de 2015

Pensamiento Creativo y Evolución del Pensamiento


 
"Cuando los teóricos del posmodernismo nos plantan sus inverosímiles teorías del pensamiento creativo o constructivo, no podemos ni menos esbozar una sonrisa irónica dándonos cuenta de lo vago de sus ideas, de lo precario de su argumentación, de lo poco profundo de sus líneas deductivas o elucubraciones intelectuales, siempre ligadas al panfleto socialista, al incendiario sentimiento marxista, o al ideario sistematizado y sistémico, sin llegar a conclusiones válidas, pero eso sí, realizando una gigantesca tarea de propaganda partidista que nada tiene que ver en realidad con la materia del intelecto humano, que es la verdadera misión de la Filosofía, y no otra, en las principales metas de los que presumen de ser catedráticos, expertos o defensores del mecanicismo materialista y la reducción al absurdo, absurdo es lo que piensan, y vamos a demostrar el porqué de tales afirmaciones. No se puede argumentar nada sólido si carece de fundamento, y lo que carece de fundamento, se derrumba por sí mismo. El poseer un doctorado en Filosofía no excluye para nada a estos estudiantes y profesores politizados, que no han hecho casi nada por el pensamiento crítico desde Ortega y Gasset, y desde sus poltronas universitarias o puestecillos en la Administración, no han batallado en el campo de las ideas, limitándose a dar conferencias sobre historia del pensamiento, clases sobre tendencias del pensamiento y teorías recopilatorias sobre el pensamiento posmoderno, sin trabajar con denuedo en la reprobación, destrucción y desprecio que debería tenerse por el mecanicismo relativista, en concreto, el relativismo moral y de ideas. No estamos tratando de denostar el edificio argumental de esta colectividad de pasivos pensadores apoltronados, los estamos sacudiendo de su cómoda situación intelectiva para que las abejas salgan de una vez del sueño de la colmena, de la caverna platónica, y se pongan a trabajar como es debido, y de una vez por todas, rechazando toda esta basura mediática que viene contaminando las cátedras desde el comienzo de los gobiernos progresistas en este país. Una de las claras razones de por qué se abandona la Filosofía como materia práctica del pensamiento y de las técnicas deductivas, es precisamente esa, el abandono que sus propios maestros y pensadores se han autoimpuesto desde el comienzo del mecanicismo científico, en el cual todo lo que sucede en un laboratorio, es la única realidad, nada más lejos de la verdad, por supuesto. No hace muchos años, un experto programador informático e ingeniero de redes y seguridad cibernética me dijo "la Verdad es un constructo matemático por el cual el ser humano crea estructuras lógicas, para explicar una realidad material e inmaterial que desconocemos y no podemos alcanzar mediante nuestros sentidos, y un consuelo matemático de entes inexistentes, creados en una pizarra para explicar la realidad"... y esa es la única verdad tangible, porque llevaba completamente toda la razón en este asunto.  Todo el desarrollo tecnológico, científico y social de los últimos siglos ha sido explicado mediantes modelos lógicos, difícilmente reproducibles en condiciones naturales, y que sólo en laboratorios muy sofisticados se pueden comprobar o corregir con total exactitud, como los aceleradores de partículas. Somos orugas ciegas retorciéndose en el lodo de nuestras limitaciones, que suplimos con ciencia teórica de pizarras y superordenadores, que piensan por nosotros, mientras que nosotros somos cada día menos pensadores y dueños de nosotros mismos. Casi nadie sabe cómo funciona un teléfono móvil, un ordenador o una tableta, pero sabe perfectamente utilizarla, cómo descargarse utilidades, pero no programarlas o desarrollarlas. Podemos comprimir bibliotecas completas de información audiovisual en un espacio reducido, pero no tenemos apenas ya sentimientos estéticos, o creatividad alguna. Y esa es la nueva batalla del pensamiento, dejar de ser bárbaros tecnológicos, aquellos que vaticinara el propio Ortega y Gasset a principios del siglo XX.

Pero para dar los primeros pasos, debemos comenzar a gatear. Nadie nace sabiendo, y el procedimiento por el cual se puede volver a ser un pensador autónomo y completamente independiente de las opiniones preconcebidas y los medios de información, que siempre estarán condicionados y politizados, es precisamente ir abandonando las fuentes que consideramos "fiables", por las que catalogamos por "aburridas"... sí, realmente a nadie le interesa ponerse a leer a Platón, Sófocles, Aristóteles, a Camus, a Descartes, a los clásicos literarios o tratados y erudiciones áridas de siglos pasados, pero no hay otro modo. El proceso de musculación física es similar al del aprendizaje académico, hay que comenzar con cosas más amenas, antes de atreverse con las más áridas. Nadie nace sabiendo, y si quieres pensar por ti mismo, hay que aprender directamente de los grandes maestros, no de los profesores melenudos de instituto o universidad, que ni saben de dónde vienen, ni saben adónde van. Difícilmente es estar en la realidad cuando tienes un sueldo vitalicio de por vida, una pensión de jubilación astronómica y la sensación de que un partido político te ha colocado gratuitamente y sin esfuerzo intelectivo alguno en la poltrona de una rectoría académica, pero es la triste realidad de la magistratura en humanidades de esta nación, otrora meca de las letras y del pensamiento intelectual, ahora, un enorme cubo de basura en donde los sicarios del chavismo y del marxismo leninista contaminan las aulas con sus afirmaciones y rotundidades a base de falsas reivindicaciones y luchas de clases inexistentes. Lamentablemente para nosotros, precisamente ellos son los que menos enseñan a pensar, aunque cobren un sueldo del Estado por ello. Los viejos profesores ya fueron jubilados, se mecen suavemente en una hamaca en una residencia de ancianos o tienen demencia senil, y no recuerdan los tiempos en que a Tierno Galván lo llamaban "el profe" en la movida madrileña, que tanto daño hizo a los jóvenes de toda una generación, perdida entre sobredosis de heroína y música de mala calidad. El "posmodernismo" supuestamente florecía en todas las universidades de los años 70, como una especie de "reivindicación justa" contra el "pensamiento único" del Régimen franquista, cuando realmente era una versión marginal de un alumnado que prefería acudir a los mítines políticos del PSOE en vez de estudiar en clase las materias que los últimos y desesperados catedráticos competentes daban. Así pasa, que de esos barros, vienen estos lodos. Nada se avanzó en materia filosófica en esos años, de hecho, las aulas se fueron vaciando, hasta quedar en los reductos marginales y chavistas que son hoy en día, academias del pensamiento condicionado y de la programación psíquica, cuando el fin último y principal del pensamiento crítico es, precisamente, la completa independencia de pensamiento y palabra u opinión respecto de otras, especialmente de las condicionales o manipulaciones de la verdad. Hay que huir de todo esto, y no escuchar a estas gentes malvadas y barbiluengas, que te predican con camisetas del Che Guevara y sus gestos y manotazos al aire las bondades de la "revolución de las masas". Y no estamos en clase de Politología, pero en las aulas de Filosofía, no se habla ya de nada más. El único motivo por el que estos vagos redomados emprenden una carrera universitaria como esta, es por la mera razón de que no tienen ni ganas ni créditos suficientes ya para iniciar una carrera tecnológica o científica, ya que la sesera la tienen quemada de tanto cannabis en sangre, y resulta bastante más "fácil", cuando no es para nada así, y ninguno de ellos la termina casi nunca, aunque se pasan a costa de sus padres otros maravillosos cuatro años, chupando del frasco y dejando materias suspensas y ausencias a clase ya que rozan el record olímpico. Su objetivo final, hacer unas oposiciones a un cargo público en la Administración, en la que ya no cabe un tonto más de esa estirpe de chupasangres mediáticos y sindicalistas. Y ninguno de ellos ha hecho nada por el pensamiento, es más, contribuyen a hundirlo más en el barro de la ignorancia. De nada me sirven sus tratados de trescientas, cuatrocientas páginas, mil páginas dando vueltas a las teorías de otros profesionales europeos, como los eruditos alemanes de la posguerra mundial, o los pensadores franceses previos al movimiento hippie, por poner un ejemplo. De nada me sirve su palabrería vacía, sus andares por mecanismos lógicos copiados de terceros, sus catálogos de chistes retóricos y definiciones de laudatorio sectarista y politizado. Cuando uno no aspira a nada en concreto, se consigue precisamente eso, nada de nada. Y lo más increíble, es que les pagan por ello.

¿Pero en qué consiste el pensamiento creativo? Un momento, no vayamos tan rápido, por favor... para tener un pensamiento creativo, primeramente hay que construir el edificio desde la base, es decir, recurriendo a la documentación, el estudio y la preparación del que quiere dedicarse a esto, o precisamente entender tan siquiera en qué consiste todo esto... la documentación, el estudio y la preparación es un proceso arduo, lento, que lleva años, sino décadas de lecturas sofocantes, comparativas y deducciones de otros maestros del género del pensamiento, esto es, de la Filosofía en general. Sí, es triste, es duro, pero hay que apoyar los codos sobre la mesa, y vaya que si hay que hacerlo. El estudio de la Filosofía, debería alejarse completamente de lo condicionado, de lo politizado, de lo manipulado y de lo conveniente, porque la Filosofía es una materia polémica, históricamente incorrecta, crítica hasta consigo misma, y que no perdona ni siquiera a sus propios creadores o defensores. Independencia de pensamiento, palabra y obra es un claro desafío al régimen establecido, al sistema de creencias, a los métodos empleados por la élite mundial para administrar la sociedad, por ello no interesa, y se ha abolido de los actuales planes de estudios de todos los países civilizados. No les interesa, porque pone en duda todos sus métodos de condicionamiento, programación y manipulación, por eso consienten que los melenudos aberchales estén infectando las aulas del pensamiento, para que nadie piense libremente, y mucho menos, correctamente. Es lo que algunos han venido a llamar "rebeldía controlada", y no andan tan desencaminados, créanme. Una formación correcta, pasa por estudiar, leer y aprender no sólo de letras, sino también de ciencias, arte, historia, música, deportes, etc. Un filosofo que se precie debe tener una cultura general aplastante, inmensa, muy completa, porque no se puede opinar de aquello que no conoces. Un filósofo no es un crítico deportivo, ni gastronómico, ni nada parecido. Un filósofo es una criatura polémica, esclava de sus impulsos intelectivos, que al final acaba detestándolos, porque duda incluso de todos ellos, siempre en la eterna busca de la razón y la verdad. Sólo mediante una disciplina férrea, un estudio profundo y una vida consagrada al pensamiento, se puede lograr una mínima chispa de genialidad y descubrimiento, aunque sea en una simple inferencia o frase lapidaria, porque una frase o inferencia reveladora, puede cambiar el destino de toda la Humanidad, o condenarla al ostracismo para siempre, véanse los filósofos alemanes como Nietsche, tan equivocados, y a la vez, tan genialmente decadentes y traspapelados.  Dedicarse a la Filosofía, es una tarea realmente y por siempre inacabada, pero que no tiene principio ni fin, porque es un pensamiento fluido, activo y vivo. No se puede pensar en una situación estática, cerrada, jamás abierta a la discusión pacífica o metódica de los postulados presentados, no se puede negar lo trascendente, y mucho menos, lo realmente útil y evidente, que siempre sale a la luz, aunque algunos se esfuercen por ocultarlo. El pensamiento, aparte de no ser estático y estar siempre vivo y cambiante, no acepta las limitaciones conceptuales, o políticas, pero tampoco se desapega de los valores humanos, como la moralidad, o la distinción entre el bien y el mal... ya que, ¿por qué hemos de pensar en algo que no sea bueno y provechoso para toda la Humanidad? Esa es la verdadera tarea a cumplimentar, en desarrollar un pensamiento constructivo, sano y beneficioso para todo el planeta y los colectivos que en él se encuentran. El pensamiento creativo, depende directamente de esta actividad intelectiva, que se ha abandonado en provecho de supuestos relativistas, supuestos metodistas y supuestos moralistas, cuando ninguno de estos valores es un estadística real. No podemos pesar o medir la honradez, el carisma, el orgullo, la sinceridad, la humildad, la integridad, esos son valores eternos e insustanciales, realmente eternos por sí mismos, imperecederos y de incalculable valor.  Esos supuestos no pueden recogerse en formulaciones matemáticas, o en estructuras lógicas de verdad o falsedad, o en reducciones al absurdo de un mecanicismo autodestructivo y limitador de los conceptos profundos del ser humano. Tampoco podemos encerrarnos en el fanatismo religioso e intransigente, porque la cerrazón de ideas es tan peligrosa como la negación de todo aquello que resulte correcto o espiritual. Este último problema, es al que se están enfrentando las sociedades musulmanas, que tienen ahora un largo camino por recorrer, si quieren aunar y equilibrar el desarrollo social y técnico o científico con su base de dogmas y creencias religiosas, sino, están abocados a una decadencia temible, un regreso al salvajismo de tiempos medievales y pretéritos, como ya les está sucediendo a muchos de esos países del Oriente Próximo, incapaces de solucionar este problema, cayendo en el integrismo, la intransigencia y la aplicación de unas "leyes sagradas" que están bastante fuera del tiempo actual y la realidad global a escala planetaria. No hay nada peor que encerrarse en la caverna de la ignorancia, y eso es algo que las tiranías del planeta están haciendo como única respuesta viable a el contacto con sociedades más justas y avanzadas, a las que tildan de "malignas" o "el enemigo a vencer". En el Primer Mundo, sufrimos un proceso parecido con los teóricos del relativismo, que no quieren enseñar a pensar, más bien, están haciendo todo lo contrario, han dejado de pensar por sí mismos, no piensan en absoluto, dejando esta tarea a los científicos, a los eruditos en letras artísticas y a los políticos, que de intelectuales tienen lo menos que se despacha en una tienda de alfombras persas.

Los modelos lógicos de la actualidad están completamente anticuados, y no responden a las necesidades inmediatas del presente activo y fluido que es el ahora, el hoy mismo, el mañana por llegar... el pensamiento creativo, necesita de nuevo arrancarse, descubrirse a sí mismo, comenzar de nuevo a experimentar las opciones disponibles, pero siempre con las directrices de una excelencia a conseguir, la cual jamás obtendrán los eruditos de titulaciones académicas o los artistas subvencionados y aberchales. Y todo ello, porque el poder instituido ha decidido que las Humanidades deben morir en toda Europa, simplemente por el miedo a perder el control sobre una masa independiente, pensante y que puede generar líderes o movimientos renovadores capaces de arrebatarles algún día el poder, esa fruta envenenada que, una vez que se prueba, es peor que la manzana del Edén. Cuando el pensamiento deductivo y crítico o creativo abran de nuevo sus alas, comenzaremos a ver un florecimiento mayúsculo en toda Europa, un Renacimiento sublime como nunca se ha producido, y máxime con las herramientas del saber y del sistema del método científico. Se podría dar un salto de gigante, llegaría una nueva edad de oro, la Humanidad alcanzaría unas cotas jamás vistas, y la pobreza y la delincuencia serían erradicadas para siempre jamás, así como la corrupción política y todas las miserias humanas. Pero eso forma parte del camino de ida, que llevará generaciones enteras, quizás siglos de esfuerzos, quizás civilizaciones completas por aparecer... y por desaparecer. Pero no podemos permitir que ese fluir del pensamiento se estanque, hay que arrancarlo ya, desde ahora mismo, desde ese preciso instante del que uno sale de la caverna platónica para ver el mundo con unos ojos nuevos, con una experiencia interesante, con unas ganas increíbles de aprender, de mejorar y de trabajar para todo el género humano, para toda su comunidad, pero sin pretensiones de poder, gloria, fama o dinero. Sin esperar grandes logros o grandes honores, o grandes homenajes de nadie. Los futuros héroes del pensamiento universal llegarán de manos de una crisis como esta, en donde nada tiene ya sentido, y la búsqueda de un sentido al todo diario y que nos rodea, es la mayor de las ansias humanas. Cuando esa búsqueda sea de nuevo iniciada, ya nada podrá parar a ese Renacimiento de la Nueva Era, esa verdadera renovación a escala planetaria, ese despertar arrollador, pacífico y buscador de una justicia y equidad que a día de hoy está tan ausente en el mundo, y en las élites que gobiernan el mundo. En este despertar, no faltarán los enemigos, ni los mártires de la razón y las facciones enfrentadas sobre unos y otros temas importantes, pero los resultados serán admirables, y en esa admiración, aparecerá el camino, las pistas necesarias y las pautas que nos llevarán a subir el siguiente escalón evolutivo. Y cuando el paso haya sido dado, todos los detractores, todos los falsos eruditos, todos los demonizadores del pensamiento y la libertad, serán olvidados, y arrastrados como el viento o los pétalos de una rosa disecada. Porque la razón sólo tiene un camino, y es el del sentido común."        

domingo, 12 de julio de 2015

La Jaula de las Locas (y II)


 
"El bochornoso espectáculo dado por la sociedad española durante el día del mal llamado "orgullo gay", junto a las deleznables manifestaciones de los líderes de extrema izquierda o del Partido Popular y el PSOE que se sumaron a la algarabía sodomita nacional, muestra claramente la decadencia geométrica del mundo mediterráneo, en el que, entre bambalinas y fanfarrias, los griegos celebran la negativa a la CEE como si esto fuera una hazaña memorable, y no el principio del fin de las democracias a manos de los populismos como Syriza o Podemos, que ya planean orgullosos en sus distintas modalidades europeas, y no sólo en Francia, sino en Italia, Alemania, Gran Bretaña y similares, si bien en los países más potentes de la comunidad los líderes de estos movimientos no consiguen apenas representación parlamentaria, ya que no hay cesiones vergonzosas, como la que ha hecho Pedro Sánchez, capitulando en favor de Pablo Iglesias y los suyos, para cederle con su apoyo las principales capitales españolas y el también deleznable porvenir que les espera a Madrid capital, Valencia y Barcelona. Porque señores, no es el desfile del "orgullo gay" lo que nos preocupa, porque homosexuales los ha habido y siempre los habrá, sino el "golpe de efecto" final sobre todas y cada una de las instituciones del Estado, en un momento en que las asalta capillas se sientan en concejalías, los etarras en el Congreso de los Diputados, y Pablo Iglesias corre como un loco al Parlamento Europeo a felicitar personalmente a Alexis Tsipras por su gestión, la gestión del endeudamiento, del corralito bancario, de la pobreza galopante, de los tratos secretos con la Rusia de Vladimir Putin y con la China socialista, que de derechos humanos, junto a Corea, anda a la zaga del resto del mundo civilizado. Sí, son potencias económicas, militares y con un expansionismo claro de cara al panorama internacional, pero los últimos movimientos post soviéticos en el continente asiático, así como la crisis de Ucrania o la amenaza del terrorismo islámico en Oriente Próximo, o el aumento de la fobia a los judíos en toda Europa, nos hace pensar en que hay actores en la ecuación que no habíamos tenido en cuenta, y ahora, solamente ahora, hacen acto de aparición como posibles aliados. La amenaza de que Syriza y Podemos conviertan a España y Grecia respectivamente en islas de un comunismo bananero similar al de Cuba castrista o la Venezuela de Nicolás Maduro, es una posible conclusión final del tan aclamado "asalto al cielo", al que algunos dirigentes de las izquierdas europeas aplauden entusiasmados, con un certero regreso de la "guerra fría" entre EEUU, Rusia y el antiguo bloque soviético. Eso para nada favorecería al mundo civilizado, volver a tender barreras económicas, militares y gubernamentales o diplomáticas de ese calado, nos preparan la antesala de una crisis mundial a escala geométrica, en la que el mundo islámico anda completamente desorientado, y podría forzar la balanza del poder hacia un nada deseado conflicto internacional, o una batería de ellos, similares a la guerra de Bosnia, o algo muchísimo mayor... el empobrecimiento de Grecia a manos de Syriza, los antecedentes penales de los dirigentes de Podemos y las pruebas fehacientes de que todos ellos pertenecen a los antiguos círculos de ETA Batasuna y han conseguido pactar con el Partido Popular una amnistía total, nos pone en la pista de que hasta Rajoy Brey está conspirando contra todos sus votantes, y la bestia que creía controlar como baza electoral del miedo, el propio Pablo Iglesias, se le está escapando de las manos. La bestia comunista ha devorado ya ha Izquierda Unida, y su siguiente víctima política, sea quizás el propio Partido Socialista Obrero Español. Si consigue este último objetivo, la creación de un nuevo Frente Popular estaría garantizada, con lo que el pacto constitucional del 78 quedaría completamente abolido, y las antiguas facciones, hermanadas después de una guerra civil, volverían a entrar en un conflicto imparable, que quizás desembocara en una lamentable balcanización y desintegración del territorio nacional, el sueño más ansiado de los separatistas aberchales y catalanes más radicalistas.

Mientras gays, lesbianas y transexuales muestran sus vergüenzas a un público completamente entregado en la cabalgata de los decadentes y obscenos desviados sexuales, la gente aplaude enfervorecida, completamente entregada a los vicios, al desenfreno y la decadencia total de la moral, celebrando entre indecibles orgías de alcohol, drogas y borracheras o relaciones sexuales con todo bicho viviente la muerte del "viejo régimen", y el nacimiento del "nuevo régimen", esto es, la dictadura bananera que el propio Pablo Iglesias tiene planeado para todo el territorio español en general. No se detendrá ante nada, y usando los métodos que sean necesarios, mentirá, difamará, extorsionará, ETA volverá a matar en atentados masivos y los terroristas islámicos entrarán también en la peligrosísima ecuación, en donde los miembros de Podemos tienen su propio gabinete especializado en el Islam salafista, el ala más radical de todo el mundo musulmán. Un concejal siniestro, heredero de las teorías post marxistas del señor Iglesias o del señor Errejón y el señor Echenique, se sienta ahora en el distrito de Fuencarral-El Pardo, para desgracia y condenación de todos sus ciudadanos, que verán en sus carnes, y sentirán a lo largo de cuatro largos y penosos años la imparable mano del derroche sin fin, de las colocaciones de familiares a dedo y de los procedimientos judiciales contra los cristianos, contra los que no opinen como Podemos, por causas políticas, una auténtica persecución a gran escala y un acoso que llevará a muchos de sus vecinos a plantearse muy seriamente si quieren seguir viviendo en ese distrito, y no buscar una zona más tranquila en donde poder seguir viendo el día a día sin el terror de los aberchales manejando las arcas municipales. Todavía no han empezado siquiera, y ya la alcaldesa está empezando por cambiar el nombre a todas las calles madrileñas que le molestan, calificándolas de "franquistas, que no atienden a la ley de memoria histórica", o permitiendo que los colectivos "okupas" estén ensuciando el mobiliario urbano, molestando al vecindario con los timbales y los yambés hasta altas horas de la madrugada, o vendiendo drogas blandas y animando a su consumo en las entradas de los institutos, centros docentes y colegios públicos de Madrid capital. Llegar hasta aquí no les ha sido fácil, pero han llegado para quedarse a cualquier precio, no nos equivoquemos con ellos. Pedro Sánchez ha traicionado a todo el pueblo español, entregándoles las llaves del cielo, como si el propio San Pedro hubiera enloquecido, regalando las mismas al primero que pasara por allí. Al ritmo de los culos y las fanfarrias travestidas, los dirigentes de Podemos, IU, PSOE, CCOO, UGT y del propio Partido Popular proclaman la victoria de la "igualdad, libertad e integración", cuando lo que han hecho ha sido vender a toda España, incluidas las víctimas del terrorismo y la confianza de todo su electorado. UPyD, Ciudadanos y Vox son ahora opciones igualmente viables, pero no del todo comprendidas por un electorado que se ha volcado sobre Albert Rivera, pero sin darle la fuerza necesaria para coger al toro del PP por los cuernos, y hacer un gobierno de seguridad nacional con Rajoy Brey, algo que beneficiaría a todos los españoles. Rosa Díez ha dinamitado a su formación, sino la apuntillado ella misma al no pactar con Ciudadanos, y Vox aún tiene poca fuerza mediática como para permitirse tan siquiera su presencia en las instituciones... pero tiempo al tiempo. La derrota electoral del Partido Popular a manos de PSOE-Podemos está muy cerca, y nos esperan tiempos muy difíciles, en el que el paro crecerá exponencialmente, la prima de riesgo posiblemente se dispare hasta los 200 o 300 puntos cada bienio, y la ruina provoque un éxodo masivo de jóvenes españoles fuera de nuestras fronteras para poder sobrevivir. Volveremos a los tiempos de Rodríguez-ZP, al hambre, la marginación y la pobreza más absolutos, a las persecuciones mediáticas de cristianos y liberales, a los métodos de disuasión judiciales, a los procedimientos en donde los asesinos son liberados, y las víctimas ninguneadas.     

Los derroteros por los que nos están llevando los dirigentes de las minorías extremo izquierdistas son realmente alarmantes, pero es la complicidad de los colectivos simpatizantes, como la asociación LGTB, los que ayudan con su apoyo incondicional, con dinero y con sus votos a que la pesadilla aberchale siga avanzando hacia la Moncloa, con la esperanza como tienen de que sus adláteres les defiendan de lo que ellos llaman "acoso y movimiento generalizado de homofobia retrógrado", o de "tradiciones heterosexuales paternalistas", pero nada más lejos de la realidad. Los homosexuales en su casi totalidad, han sido apoyados, respaldados y educados bajo la protección de familias tradicionales, esto es, heterosexuales. Muy poco porcentaje, casi nulo realmente, pertenece a descendientes de "segunda generación", esto es, niños adoptados, primeramente por las simples incompatibilidades metabólicas, ya que son relaciones del mismo sexo, por lo tanto no pueden procrear de modo natural, a no ser que sea contratando "vientres de alquiler" o recurriendo en el caso de las lesbianas a la fecundación "in vitro", pero siempre recurriendo a métodos secundarios o mediante el apoyo de terceros. Esos niños, los que realmente pertenecen a esta clase de adopciones o métodos de "segunda generación", se enfrentan a un problema grave, por no decir insalvable... por mucho que eduques a niños y niñas en la tolerancia sexual y psicológica hacia los gays, lesbianas o incluso transexuales, siempre estarán las comparaciones que los niños hacen de papás y mamás, de mejores y peores, y los hijos adoptivos de homosexuales siempre, siempre, llevarán las de perder, serán marginados, ninguneados y hasta vejados y mortificados por sus compañeros de clase, vecindario y parientes más lejanos, porque... ¿no es acaso ser adoptado por homosexuales una lacra social? Pensemos objetivamente, todos sabemos que sí. Solamente Dolce & Gabanna, los famosos modistos italianos y pareja homosexual, se han pronunciado en contra de la adopción de niños por parte de homosexuales, y se les ha ninguneado, apartado de todo compromiso con el colectivo LGTB y  sometido a un ostracismo forzoso, mediático y completamente fanático, como la animadversión que sienten las feministas lesbianas por los varones, o los gays por las madres solteras, esos celos insanos que siempre estarán ahí, y que jamás podrán disimular, aunque quieran parecer "normales", pues no lo son. Estos colectivos, entonces recurren a la proximidad de la extrema izquierda ante esta clase de movimientos y reivindicaciones, pensando en que el paraíso LGTB  y la rendición de toda la sociedad llegará cuando ellos controlen la educación, el pensamiento de la mayoría y los medios de difusión, algo que va completamente con el derecho de educación, representación y asociación, o el de libertad de expresión, un delito completamente inconstitucional y observado en la Carta Magna. Acosando, mintiendo y persiguiendo a una mayoría heterosexual, sólo se consigue avivar más la llama del odio, de la represión futura, del revanchismo contra los provocadores, de las ansias de venganza en un "cambio de tornas"... y esa es la única realidad que les espera, si siguen por esos derroteros abusivos y completamente extremistas. Utilizados por los movimientos de extrema izquierda, por los populismos de IU, Podemos o el propio PSOE de Pedro Sánchez, los gays, lesbianas y transexuales quizás estén entrando ellos solitos en la boca del lobo, permitiendo que el odio de las gentes sencillas se intensifique, y que finalmente el vaso se llene hasta estallar en unas consecuencias muy malas para todos nosotros.    

La intolerancia y la teoría del "pensamiento único", siempre se encuentra presente en los regímenes tiránicos, y está firmemente anclada en la obediencia ciega al líder de la tiranía, del partido bananero, del omnipresente "gran hermano", al que G.H.Wells hiciera mención en su obra más increíble, 1984. La temible advertencia de esta novela sobre el comunismo, el neo comunismo y las distintas formas de neo liberalismo o tendencias a atentar contra las libertades individuales y la legitimidad legal, pone en aviso al lector sobre las temibles consecuencias de ser un esclavo del sistema impuesto por una élite pensadora, la creadora de las tendencias, modelos de confusión moral y manipulaciones o mentiras con las que controlar y extorsionar al ciudadano libre, que pasa a ser una simple célula del sistema, vigilada por otros, y a su vez, estos otros vigilados por los demás. La manipulación de esta información supuestamente legal, ha calado hondo en los colectivos homosexuales, en las madres de familia, en los jóvenes y en los no tan jóvenes, convenciéndoles de un populismo bolchevique, de un mesianismo sistémico que se disfraza de movimientos anti sistema, ecologistas, falsos gurús del nuevo milenio, páginas web de dudosa procedencia y métodos de captación de militantes y propagandistas de "falsa Bandera", algo en lo que los miembros de la antigua URSS, y los herederos de los cadáveres políticos de la antigua Revolución Rusa están pretendiendo expandir por todo el planeta. Pensemos claramente y con meridiana frialdad, todos estos movimientos y agentes de sus inteligencias proceden de las últimas tiranías del mundo conocido: Cuba, Corea del Norte, Venezuela, Bolivia, China, etc., pretendiendo causar la mayor confusión posible a los adolescentes, a los colectivos marginados, a las minorías desheredadas, y transformarlos en instrumentos y servidores fieles de sus macabros planes con todo el mundo occidental. Por otro lado, los extremistas islámicos nos tratan de subyugar con el terrorismo de la Yihad propagandística, captando a los adolescentes sin trabajo ni futuro de los nuevos guetos de Occidente, transformando a inmigrantes de segunda y tercera generación en asesinos fríos y peligrosas máquinas de matar. No fijarse claramente en todas estas maniobras, que amenazan realmente con minar los sólidos pilares sobre los que se asentaba la civilización occidental, es estar propiciando el principio del fin de nuestra civilización, de nuestras costumbres, de la única luz de la modernidad y la razón, de los derechos humanos y universales, de la libertad de ideas y de pensamiento, de las esperanzas y legado inmortal de nuestros descendientes, que está contaminándose con la ideas frustrantes y manipulaciones de unas minorías politizadas, infiltradas y en conveniencia con las peores muestras de animalismo e inhumanidad de todo el planeta... ¿entonces, qué hemos de hacer, poner soluciones, o seguir bailando el baile de las locas?"

miércoles, 17 de junio de 2015

¿El Principio del Fin del Pacto Constitucional? La Sombra de Podemos


 
“Educar en la responsabilidad, en la madurez, en el patriotismo, en el deber hacia su país y hacia los restantes colectivos de ciudadanos en la democracia española ha sido, y será por muchos años, la grandísima asignatura pendiente en este país, en el que cualquier alegoría a la bandera, a la defensa de los valores eternos del legado hispanoamericano y mundial de España suena como si fuera una apología de etiqueta, un objeto de desprecio por parte de nuestra juventud, y por ello, como consecuencia de esta dejadez, de esta falta de ética o moral alguna por parte de nuestros educadores, asociaciones civiles y de padres de alumnos, estos han sido los resultados. Podemos ya ha entrado en las instituciones, concretamente, en los municipios de Madrid, Valencia y Barcelona, en alcaldías vascas ha dado su total e incondicional apoyo a ETA Batasuna -como era de esperar- y el “asalto al cielo” tan prometido en su día por Pablo Iglesias en momentos pretéritos a esta debacle electoral, ha sido facilitado por el apoyo incondicional de Pedro Sánchez, el líder del PSOE, el cual había jurado, perjurado y asegurado en no contadas ocasiones que jamás, bajo ningún concepto, pactaría o aseguraría la entrada del chavismo podemista en las instituciones del Estado. El descontento general de los inversores inmobiliarios, especialmente en la capital madrileña, no se ha hecho esperar, retirándose de momento completamente los planes de expansión y creación de empleo o beneficios millonarios para todos los empresarios y madrileños, que ven cómo se evaporan 100.000 puestos de trabajo y hasta 9.100 millones de euros en beneficios territoriales gracias a la decisión de nuestra actual alcaldesa “perro flauta”, en abandonar para siempre el plan Chamartín, y la operación Campamento, cuando ya estaban todos los papeles sobre la mesa, y las excavadoras comenzando las tareas de removida de tierras blandas y cimentación. A cambio, tendremos el beneficio de los huertos ecológicos en los parques públicos, los edificios institucionales okupados por individuos de dudosa legalidad y participación con colectivos aberchales o la desintegración de la policía municipal, un proceso de destrucción de los Cuerpos de Seguridad del Estado, que forma parte del programa electoral del sectarismo marxista recalcitrante de los señores Errejón y Echenique. No es que la gente haya ido a votar al Partido Popular con las narices tapadas, al PSOE con el fanatismo de siempre, o se haya olvidado de las pequeñas formaciones de nuevo cuño, como Ciudadanos, UPyD o Vox, simplemente los votos de la juventud han caído masivamente en manos de estos facinerosos, que se aprovechan de la inexperiencia, rebeldía adolescente y desobediencia fomentada desde los centros de estudio para lavarles el cerebro a los estudiantes, universitarios y bachilleres que, al grito de "acabemos con el fascismo", han ido como corderos al degolladero electoral, metiendo la pata por enésima vez, sin saber a quiénes votan, sin conocimiento de causa, o porqué los votan... es muy fácil ver el mundo desde la perspectiva de alguien que tiene el plato de sopa caliente todos los días delante de sus narices, el techo asegurado y la ropita o el móvil que papá o mamá les pagan con su sudor, pero cuando accedan a un mercado laboral más cruel, terrible y con menos derechos gracias a sus errores electorales, entonces será demasiado tarde para echarse atrás. Sabemos perfectamente que Rajoy Brey lo ha hecho rematadamente mal, pero pagaremos con creces el "calentón" del momento, especialmente gracias a que la complicidad casi criminal de las agrupaciones de extrema izquierda y la izquierda tradicional, es ahora total, pues incluso en los municipios en donde el Partido Popular había salido elegido por mayoría simple, como es el caso del municipio madrileño, se han juntado las minorías simples de otros para conseguir una mayoría convenida, en donde se deja la batuta al golpista de las nubes, y un destino muy, muy negro para la España conservadora y los planes del Ejecutivo actual.      

Pero regresemos al tema del que estamos tratando, y es uno de los males endémicos de España, el de la madurez mental de nuestros adolescentes, que ni saben a quién votan, ni porqué votan, ni para qué... ¿acaso un chaval de dieciséis años, diecisiete o dieciocho años, en plena tormenta hormonal y lucha por la evolución personal y por hacerse o labrarse un porvenir, sabe algo del mundo que le rodea? La respuesta es sencilla: no. Solamente cuando haya enfrentado la realidad diaria, salido a ganarse el sustento o desempeñado por primera vez un puesto laboral o atendido responsabilidades serias, sabrá valorar lo que tiene y se le podrá considerar "mayor de edad". El socialismo de Felipe González Márquez sabía muy bien este detalle en apariencia poco importante, pero una compleja y a la vez determinante realidad: el electorado más manipulable, es precisamente el electorado que no sabe o desconoce completamente sus verdaderas inquietudes, sus verdaderas motivaciones y sus verdaderas necesidades, precisamente porque sus progenitores se las tienen cubiertas. La mayoría de edad debería adelantarse a casi los veintiún, quizás los veintidós o veintitrés años, eso sí, las responsabilidades penales deberían retrasarse a los trece, porque hay crímenes indecibles que no pueden perdonarse por la impunidad de ser "menor de edad", como los de sangre, violaciones o tentativa de homicidio frustrada. Con estas palabras, algunos se llevarán las manos a la cabeza, pero es la cruda realidad, a la que nadie le gusta reconocerle una intensa presencia en el panorama electoral municipal de estos últimos comicios... ¿cuántos jóvenes, convencidos de las mentiras y programa falseado de Podemos, han ido convencidos a las urnas, creyendo que estaban ayudando a mejorar el bienestar de sus semejantes, simplemente porque se han creído el mensaje mesiánico de los politólogos chavistas? Miles, millones de ellos nos han querido "dar una lección a los fachas", pero seamos sinceros, ni ellos mismos saben qué han provocado con todo esto. Y lo comprobarán en los años siguientes en todos sus municipios y comunidades autónomas.  Ellos se creen que están combatiendo a los "restos del fascismo franquista recalcitrante", o que "conseguimos la paz mundial y los derechos de las masas obreras oprimidas", pero nada más lejos de la realidad. El mensaje mesiánico lanzado por Podemos, no es otra cosa que un clon perfecto de la propaganda bolchevique de Lenin, Vakunin y Troski al principio de la Revolución Rusa para captar la atención de las masas, esas mismas masas que entraron fácilmente al trapo presas de la desesperación, el abandono y la miseria heredadas del régimen zarista, que aunque pretendía finalmente una apertura a la democracia y la modernidad europea tras un régimen absolutista completamente inhumano en sus últimas etapas, podía haber sido perfectamente conducido a una monarquía parlamentaria, como es el caso de España, aunque el panorama político tras la crisis de la Primera Guerra Mundial, propiciaron el escenario necesario para que los bolcheviques, aprovechándose del apoyo de un sector del ejército ruso y con la nula o escasa presencia de tropas propias defendiendo Moscú, asaltar el poder y ocupar el palacio real antes de que los cosacos, o las fuerzas zaristas leales consiguieran dar la vuelta a la tortilla, y usando al propio populacho como escudo humano, marea imparable y excusa irrevocable, destruyeron para siempre esa posibilidad. Como consecuencia de ello, más de veinte millones de rusos perdieron la vida en las "purgas" sucesivas, siendo privados de sus pertenencias, fincas o posesiones monetarias, exiliados a Francia, o asesinados por ser sospechosos de "conspirar contra el pueblo". Algo muy similar está haciendo Nicolás Maduro en Venezuela, o Raúl Castro en Cuba, a pesar del aperturismo con EEUU y los procesos de pacificación y conversaciones con Corea del Norte o el intercambio de prisioneros por parte de ambas facciones, los demócratas o los comunistas. No nos engañemos, Pablo Iglesias, es ese comunismo, y no otro, lo que los jóvenes han votado en las urnas de las elecciones municipales y autonómicas, gracias al cielo, no con una representación demasiado numerosa, a pesar de que se han perdido las principales capitales de España, en detrimento del crecimiento económico o las inversiones en esas grandes metrópolis. El daño hasta ahora provocado es efímero, pero tiempo al tiempo, a lo mejor nos acordamos de Rodríguez-ZP como un benefactor real de la humanidad al lado de este sicario chavista y aspirante a Stalin español. Sólo tenemos que ver las declaraciones que hace respecto a Venezuela, respecto a Cuba o Bolivia, o todos los regímenes o dictaduras mundiales, como Irán o sus benefactores aberchales de ETA Batasuna.

El grave problema de los institutos, colegios e instituciones de enseñanza, es que han sido mediatizados, politizados y usados como plataforma de adoctrinamiento sectarista por los políticos, y eso es realmente imperdonable, el origen verdadero de todo mal en este país. Algunos han tirado por una facción, otros por la opuesta, y reformado la cultura docente de las escuelas y centros de educación aplastando siempre las iniciativas del otro, y siempre los socialistas y simpatizantes de las izquierdas han salido ganando en este "tira y afloja", simplemente porque ellos tienen células entre el profesorado, las asociaciones de padres y el "visto bueno" de los jóvenes, a los que les aterra hoy en día cualquier mención al honor, al prestigio profesional o la responsabilidad. Quieren derechos, sí, pero sólo derechos. Quieren libertades, sí, pero sólo libertades. Ninguno quiere afrontar sus responsabilidades respecto a la sociedad, ni las aceptan, sino que tiran piedras contra su propio tejado, vistiéndose con camisas del Che Guevara y pañuelos palestinos, diciendo que son "anti sistema" y "anti fascistas", cuando hace cincuenta años que no hay un sólo fascista en toda Europa, y cuarenta en toda España. Qué lástima, de verdad. Quizás por ello existe la Ley de Memoria Histórica, para desenterrar a los difuntos de sus tumbas y poder comprobar si de verdad están muertos, no vayan a coger el fusil y echar a los socialistas de toda España. Este ridículo nacional, este circo mediático viene siendo el sine qua nomine de todos los días, la rutina habitual en los institutos y colegios de enseñanza pública, en donde se enseña que la bandera es mala, que la patria es algo aún peor, y que la historia de este país es una vergüenza, u oprobio para todos, cuando debería ser un orgullo inmenso y un legado ciclópeo pertenecer a esta milenaria y antigua nación. Pues no, todo lo contrario... y todavía dicen algunos que no es un problema de educación? Puede ser que el auténtico problema sea aquellos que han enseñado a los jóvenes, desde la década de los ochenta en adelante, a comportase de ese modo, a pensar de ese modo, a actuar de ese modo. Una educación orientada a destruir todos los principios morales y cívicos de una tradición española, que se remonta a los mismísimos orígenes de la nación, tras el pacto territorial entre reinos emergentes en el año de gracia de 1492, tras la conquista de Granada y el tratado que unificaba a todos ellos en un solo país, el primero de su especie en toda la Europa medieval, contando con unos fueros y derechos de villazgo ejemplares, una leyes democráticas y una nobleza sometida al poder real de los Reyes Católicos. Pero ese proyecto de hermandad, solidaridad e igualdad ha sido dinamitado en tan solo un par de generaciones, sólo dos de desinformación, malversación de caudales públicos y falsedad documental de la historia, el pensamiento crítico y sus secuestradores, de la cultura "posmoderna", el asesinato de la democracia del 78. Algunos radicales de extrema izquierda dicen que "el régimen del pacto constitucional está roto", y no están tan lejos de la realidad.

Otra de las realidades terribles, es la desesperación del parado, la indefensión del que no puede pagar la hipoteca, la orfandad del que ve cómo los políticos deshacen lo que prometieron, y en su enfado visceral, arremete contra las instituciones, siendo presa fácil de los populismos y sus mensajes mesiánicos... y es que, el hambre ha sido siempre mala consejera, y ante la necesidad, cualquier salida es válida, y cuanto más rápida, mejor para el pobre impaciente víctima de las circunstancias, que ni sabe qué hacer, ni sabe cómo solucionarlo, porque no mira los toros desde fuera de la barrera, está huyendo de ellos en un encierro letal y a contra reloj, el de la simple subsistencia y la penosa supervivencia. Por ello, estos movimientos populistas explotan al máximo los colectivos de marginados, desahuciados y despidos masivos empresariales, que han sido demasiado frecuentes durante la crisis provocada por Rodríguez-ZP, y no solucionada por Rajoy Brey y sus "niñas asesinas". Esa desesperación hace morder el anzuelo a más de uno, que tiene la cabeza caliente por sus miserias y padecimientos, y es proclive al pensamiento descerebrado y visceral, ya que la necesidad alimenticia y la carencia básica lleva siempre a actos miserables, e igualmente desesperados. Y el voto a Podemos, es un acto visceral, desesperado y provocado por esa necesidad de soluciones definitivas a problemas concretos, que por desgracia, llevan a males aún mayores y desgracias aún más enormes. O de la inconsciencia de unos adolescentes juguetones y poco maduros intelectualmente hablando, poco estudiados y aún menos informados, que son animados por su profesorado a ser desobedientes, radicales y enemigos del orden establecido. Estos malos ingredientes constituyen una peligrosa sopa, la cual hace un caldo, más que peligroso, definitivamente letal. Comunicar esperanza al que está desesperado, es algo que los radicales de extrema izquierda saben hacer muy bien, usándolo a su favor para el reclutamiento y "lavado de cerebro" consiguiente, para después crear nuevos comunicadores y células de propaganda, con las que se infiltran en comités de empresa, administraciones públicas o centros de enseñanza, domesticando poco a poco los comportamientos de los militantes, y finalmente sus pensamientos y modus operandi, que acaba siendo siempre la obediencia ciega al partido, a los intereses del Polivurov y al pensamiento de que trabajan para una buena causa, casi una utopía revolucionaria, cuando se sabe por experiencia histórica lo que trae el comunismo, cien millones de muertos inocentes desde su creación por Lenin en los principios del siglo XX. Este macabro legado del horror no puede seguir operando en las instituciones democráticas, y precisamente el gran error de los votantes va a ser pagado con creces, sino por duplicado, en los municipios y autonomías en donde el pacto PSOE-Podemos ha socavado los cimientos de las libertades y la soberanía popular. Por ello, debemos combatir con todas las herramientas legales y de difusión posibles a estos terroristas, aberchales y vocingleros de las izquierdas, y hacer llegar casi a diario a las gentes sencillas el mensaje de verdad, que no hay soluciones milagrosas, y el cielo jamás se tomará por asalto, porque es una realidad etérea e inmaterial."

martes, 9 de junio de 2015

Elecciones Municipales y Autonómicas: el Espectro del Error


 
"Una vez más, pasadas las elecciones municipales y comunitarias españolas, el panorama político y social nacional se cambia completamente, entrando en un escenario completamente distinto del que hasta ahora habíamos visto, y muy poco favorable al actual Gobierno Central de Mariano Rajoy. La entrada o irrupción de Podemos en las listas electorales ha sido bastante rompedora en el panorama local, sobre todo en el ayuntamiento de Madrid, en donde la "yayo flauta" Carmena se dispone a convertir la capital del país en un inmenso huerto ecológico, lleno de pisos ocupados, cabalgatas del "orgullo hay" e impunidad total para con los presos de ETA Batasuna, a los que piensa soltar inmediatamente, tengan juicios pendientes o no, debido a pactos previos entre los antiguos GRAPO, el colectivo aberchale y la irresponsabilidad del Ministerio del Interior, en el cual, el CNI o Centro de Inteligencia Nacional, ha tenido muchísimo que ver en todo este tema. Tenemos por otro lado a la presencia "prometedora y mediática" de Albert Rivera, al que por primera vez los pactos políticos con PP o PSOE, según les convenga o les venga en gana, les favorecerá un encuentro o contacto de primera mano con la política a nivel nacional. Y eso es todo, dos grandes partidos muy castigados y mermados en las urnas por los votantes, hartos como están de tanta corrupción, escándalo económico de malversación o escamoteo de fondos públicos, mala gestión, impuestos abusivos, mantenimiento del insostenible aparato burocrático del Estado, casi insufrible ya, llegando a un 100% de endeudamiento del PIB para pagar a estos vampíricos gerifaltes de la masonería económica, del poder elitista y del arte del robo al ciudadano y de las mentiras a medias, o de las verdades a la mitad, de las promesas incumplidas, y eso el pueblo español, no ha sabido perdonarlo (y la verdad sea dicha, muy bien por parte de todos los que han acudido a las urnas, les han dado una clarísima lección de humildad a los grandes partidos, aunque darle tanto poder a Podemos es un error apocalíptico). Así que la maquinaria del poder se pone a trabajar de nuevo, y se están gestando los pactos políticos, para investir o ascender al palco del poder a nuevos alcaldes, presidentes comunitarios o representantes locales y regionales, aunque no sean la lista más votada, algo que debería estar completamente prohibido, porque no es realmente el pueblo español el que decide en las urnas, sino las formaciones con más votos en un pacto secreto de restaurantes de lujo y coches oficiales los que acaban firmando un acuerdo de mutua colaboración. Mariano Rajoy sigue escorando por los extremos dicharacheros y completamente de perfiles bajos, tratando de "ocuparse de la economía, y solamente de la economía", en donde no lo han hecho tan bien, porque no se han ocupado de echar a todos los parásitos gubernamentales, asesores millonarios o consejeros de grandes corporativas y banca privada que han sido antiguos políticos, o tienen la desfachatez de tener un cargo oficial, un negocio de asesoría jurídica, fiscal o contable, como el señor Montoro, y encima seguir participando del consenso civil como representante de todos los ciudadanos, algo que debería estar completamente prohibido, complementar la vida laboral con un cargo estatal, y encima cobrar más de tres sueldos de varios miles de euros al mes, cuando hay españoles que ni siquiera llegan a la renta mínima, para no considerarlos en la más absoluta pobreza. En España hay diez millones de pobres, nativos todos, y ése es el principal problema que deberíamos resolver, y no se hace centrándose solo en machacar a impuestos al primero que gana un sueldo mínimo, sino revisando las cuentas corrientes del que desgrava a Hacienda por hacer unos miserables donativos a la caridad, o ayudar a una inversión en un cagadero para perritos en un parque público, o a los huertos ecológicos perro flautas de los tocadores de timbales, aporreadores de yambés o fumadores habituales de cannabis, que todos ellos juntos no han cotizado ni cinco minutos a la Seguridad Social. Desde que Albert Rivera mostrase su verdadero rostro como amañador de pactos políticos, malversador de voluntades compartidas, o ambicioso proclamador de usura electoral, desde que no le importase un pito los pactos con PP o PSOE con tal de acariciar el poder o la subida al sillón de concejales o presidentes autonómicos, pocas esperanzas le quedan ya al electorado español, con UPyD destruido completamente, una izquierda cada vez más fuerte y cohesionada, sobre todo la extremista, que se ha engordado gracias a los errores de Rajoy Brey, y la casi nula presencia, o muy poca presencia de VOX como alternativa de derechas y conservadores en el panorama nacional, solamente en Valladolid o en territorios colindantes y municipios muy pequeños, pero al menos con dos dedos de frente a la hora de ir a los comicios municipales. No quedan candidatos visibles, los votantes han sido seducidos por los cantos de sirena de las izquierdas aberchales, exceptuando a Albert Rivera, en el que millones de españoles han depositado todas sus esperanzas, y ahora juega al ajedrez con ellas, facilitando el camino de los especuladores, y poniendo condiciones serias, pero muy poco severas con aquellos que nos han robado, fagocitado y espoliado a lo largo de todos estos años. Rosa Díez dirige un cadáver político, un espectro de formación de izquierdas moderadas que está siendo devorado lentamente por Movimiento Ciudadano, y su nula representación en las elecciones últimas lo ha mostrado en todos los baremos y encuestas de opinión, transformándose en una realidad palpable en los últimos registros civiles. Las estadísticas están ahí, no engañan, y ahora todos juegan a un juego de conspiraciones, pactos en la sombra y victorias amañadas para repartirse como siempre el pastel del poder, sin centrarse de verdad en las necesidades del pueblo español, que no son pocas, como paro, pobreza, desnutrición infantil, crímenes de ETA sin resolver, amnistía a presos peligrosos, violaciones de niñas inocentes, tráfico de drogas entre adolescentes, pandillas urbanas, delincuencia creciente, aborto desmesurado, envejecimiento poblacional, etc. Tan larga es la lista de problemas y tareas pendientes, que se podría llenar no un almanaque de resumen o un anuario, sino una biblioteca o archivo entero con todos los pleitos jurídicos por resolver, tramas empresariales corruptas por destapar y pactos bancarios por anular. Es la masonería, señores, la que maneja los hilos del CNI y de la democracia española desde sus logias invisibles y tratos económicos o llamaditas de teléfono y reuniones secretas la que realmente controla el país, y eso lo sabemos cuatro gatos, si la gente supiera que les importamos realmente nada, y que hacen con nosotros lo que les da la real gana, no votarían con esa inconsciencia, aunque a veces, como esta última, hayan acertado a castigar electoralmente a los dos grandes partidos, directos responsables del caos mediático, social y económico en el que ahora nos encontramos. La bonita Constitución de 1978 tiene dos interpretaciones, la que nosotros creemos que tiene, y la que realmente tiene, llena de "puertas traseras", de fallos y artículos ambiguos, en los que las fisuras legales para que los separatistas, aberchales y terroristas del CNI puedan actuar con total impunidad, es el instrumento de los poderosos para dinamitar nuestra confianza, explotar nuestro trabajo al máximo y meternos un 70% de impuestos, entre tasas directas e indirectas. El Estado persigue a sus ciudadanos, que solamente piden que deje de molestarles, de atracarles, de mentirles, y que se dedique realmente a lo que le piden, es a gobernar, administrar justicia adecuadamente, impartir leyes equilibradas y castigar a los delincuentes, encerrar a los terroristas y trabajar por el futuro y el progreso de toda la Humanidad. Pero cuando el Estado es realmente una marioneta del servicio secreto, que a su vez trabaja para la banca privada, la especulación inmobiliaria y los poderes fácticos en la sombra, esto es lo que hay. Un multimillonario extranjero, que ni siquiera sabe donde está Madrid, controla toda España desde un ordenador portátil, y si ésta no le da beneficios bursátiles, pues provoca crisis estructural, derroca partidos políticos, monta guerras civiles o destroza a millones de inocentes para seguir obteniendo beneficios y poder especular en la Bolsa, que es lo que realmente le da un buen saco de dinero todos los años, comerciar con la muerte, el sufrimiento y la inestabilidad, control mediante el miedo, per me regnant, como suelen decir en las logias masónicas, ¿y no son realmente los amos y gobernantes secretos de España, de Europa, de toda la Humanidad? Ellos han permitido la inmigración descontrolada, la huida de jóvenes cerebros de nuestro país, la entrada de terroristas y miembros de bandas mafiosas muy peligrosas, de la matanza de inocentes por parte de Batasuna, los auto atentados del 11-M, los escándalos económicos de los partidos políticos, etc. Y cuando alguien les molesta, simplemente le eliminan o lo convierten en un delincuente, en un miserable, en una rata molesta, tal y como le sucediera a Rodrigo Rato hace bien poco, y así es como le pagamos que sacara a España de la ruina después de la gestión de Felipe González Márquez, uno de los peores presidentes del Gobierno de todos los tiempos. Así es como el pueblo español, y los representantes políticos de su misma formación, se quitan de en medio a los héroes de las antiguas legislaturas, transformándolos en malversadores o "mamporreros" de los especuladores económicos, cuando los auténticos cerebros de estas operaciones ilegales son los que están ahora mismo sentados en la Moncloa, o en las oficinas de la formación opositora más cercana a relevarles en el poder.

Todo, absolutamente todo se decide en las reuniones secretas de las logias, en donde las fiestas desenfrenadas, las adicciones más duras y las prácticas sexuales más aberrantes son un pan diario, una parte del espectáculo, un ingrediente más de sus decadentes aquelarres elitistas y del culto al poder del dinero, el nuevo Dios, el verdadero Iahvé, su nuevo Jehovah. El dios dinero, que han corrompido tantas conciencias mortales, y que ha transformado la sociedad moderna en un inmenso cubo de basura, en donde un ser humano no es valorado por lo que es, por lo que sabe o por lo que hace de bueno, justo y bello por la sociedad, sino por lo que tiene, lo haya sacado de donde lo haya sacado, el fin justifica los medios, hasta tal nivel de degeneración y sinvergüenza hemos llegado en este país, y en la vieja Europa, no digamos EEUU, la meca de los masones, la "gran nación nueva", el invento privilegiado de unos "padres de la patria" adictos a la planta del cáñamo, las orgías bisexuales o la trata de esclavos, todo un ejemplo a seguir. La verdad es que nada ha cambiado desde entonces, y nada cambiará, sino abrimos los ojos y comenzamos a salir por nosotros mismos de la caverna platónica. Hay varios medios, no sólo está la Filosofía o las Humanidades, también la Fe del creyente verdadero, y el sentido común, que es un don divino más de nuestro legado trascendente, así como el libre albedrío o nuestra propia voluntad. Ellos han trabajado muy duro para anularnos, para estafarnos, para engañarnos, para someternos, para aniquilarnos y tenernos bajo su bota miles de años, y siguen refinando sus métodos de control y sometimiento, aunque sea inventando el comunismo y el socialismo, las revoluciones y las matanzas, el integrismo islámico o los grupos terroristas, bajo algo artificial que ellos mismos han venido a llamar "disidencia controlada"... ¿habéis observado que, realmente, todas las revoluciones, movimientos fraternos, surgimiento de nuevas religiones o grupos políticos reaccionarios, responden todos ellos a una política, gestos y estructuras casi calcadas las unas de las otras, que siempre terminan en la desgracia, la muerte de todos sus fundadores, o en una readmisión e integración en el "sistema legal", apolillándose y sometiéndose como todos los demás? No hay disidencia, no hay revolución, realmente no hay anarquismo ni comunismo o socialismo, no hay nada de nada, despertad ya, durmientes. Sois las hormigas obedientes de un malversador, especulador y retorcido y corrupto masón, que lo único que hace es levantarse pronto y a la hora marcada, hace siempre todos los días las mismas cosas, no piensa en nada que lo comprometa ni lo exponga al juicio de terceros, no arriesga, no condena nada de lo que pasa, baja la cabeza y sigue obediente su rutina, temblando de miedo ante la mera posibilidad de perder su puesto de trabajo, su casa hipotecada o que su mujer se divorcie, lo eche del domicilio familiar y le quite la custodia legal de sus hijos, eso es todo.  Un ciudadano responsable, es un ciudadano que se piensa bastante qué hacer con su voto, no que sigue los eslóganes y publicidad barata de unos pocos, que como tienen préstamos y crédito bancario masónico para salir en los medios de comunicación, son las alternativas "reales" a ser votadas... hay decenas, centenares de pequeñas formaciones, sin apenas medios publicitarios o de difusión, con ofertas electorales o programas realmente admirables y fabulosos, pero ni siquiera le gente sabe que existen. Tenemos que explorar un poquito más nuestra responsabilidad electoral, aunque repito que el castigo en las urnas a PP y PSOE, ha sido un escarmiento ejemplar. Hay que conseguir más, hay que hacerles ver a los aberchales de Podemos, a los neutrales de Albert Rivera, a los miembros del Partido Popular y el Partido Socialista que no nos bajamos los pantalones ante gerifaltes mediáticos y con falsa propaganda pagada por la banca privada o las cadenas de TV afines a su ideología, que no nos conformamos con mentiras muy bonitas, verdades a medias o promesas incumplidas. Los españoles últimamente no lo han hecho tan mal, pero darle el voto a Podemos, ha sido uno de los peores errores de nuestras vidas, porque el avance del comunismo soviético en toda Europa, es un peligro inmenso, algo que nos podría destrozar el legado cultural y la identidad como país moderno a niveles casi mundiales... ¿cómo unas apestosas ratas salidas de pisos "okupados" y de padres batasunos, puede representar en las urnas a los españoles, cómo los hijos de asesinos, convictos por crímenes de sangre o semejantes frikis de universidad y politólogos deslenguados y de extrema izquierda van a poder hacer algo por nosotros, cuando todos ellos deberían estar ya entre rejas por sus numerosos casos de malversación de caudales públicos y escándalos económicos o estafas universitarias?¡Por favor, que la democracia española no lleva diez años, caramba, que ya somos mayorcitos!

Debemos votar en acto de introspección personal, análisis crítico, porque equivocarnos en el momento de meter el voto en las urnas, puede suponer un auténtico desastre económico, social y político, que aúne a las fuerzas de extrema izquierda para terminar de dinamitar el estado de derecho, implantar el Polivurov permanente y cargarse para siempre las libertades y derechos de todos los votantes, que creen que apoyar a estos melenudos politólogos les sirve para dar el "voto de castigo", cuando simplemente se están castigando a sí mismos de una manera cruel y muy poco ortodoxa. Hay que tener mucho cuidado con los candidatos de suaves palabras y vanas promesas, porque primero dicen una cosa, y después todo lo contrario es su abyecto proceder, como el de Rajoy Brey. Albert Rivera sigue siendo una opción viable, pero ya no tiene el apoyo de todos los españoles, que ven en sus juegos demagógicos la estela del que poco tiene, y mucho quiere conseguir, a pesar de ello, sigue siendo un candidato firme y fiel a aquello que viene prometiendo. El perfil de los miembros de Podemos es completamente tenebroso, y desde las sombras, Santiago Abascal, el líder de Vox, se esfuerza por sacar la formación a flote, y permitirla participar en el panorama político español, pero no es nada fácil estar del lado de los "buenos", del derecho natural, de las ideas conservadoras y del inmenso legado histórico de este país, al que sus ciudadanos tiran piedras en el tejado, pues son muy cobardes, y no quieren aceptar esa responsabilidad. Porque ser español no es sólo un privilegio, sino una inmensa responsabilidad, y precisamente por este legado histórico y cultural que hemos dejado a Iberoamérica, y a toda la Humanidad. Ser español es toda una responsabilidad de héroes, de conquistadores, de mediadores del destino del globo terrestre, de eruditos, de filósofos sobresalientes, de grandes personalidades científicas y escritores inmortales, de reyes legendarios, de luchas encarnizadas por la autodeterminación del país y su supervivencia frente a cualquier adversidad... ¿y qué es lo que han hecho con él? Arruinarlo, hundir los calores eternos e inmortales del pueblo español, hacer que parezca que ese precioso legado inmaterial e imperecedero es algo malo, funesto, o incluso poco recomendable para nuestros hijos y nuestros descendientes, que crecen pensando en que la bandera es un símbolo de opresión, y que nuestra historia es una mentira orquestada por los "poderes fascistas" que gobiernan el Estado, una tarea que los aberchales, profesores de izquierdas y aberchales han sabido hacer muy bien. La sombra de todo este proceso destructivo es Podemos, y lo peor es que no fue planeado desde nuestros país o desde las sedes de los partidos de extrema izquierda, sino desde Venezuela, desde Cuba y desde Irán, países catalogados como muy peligrosos por las entidades internacionales y la policía o la OTAN, por poner un mero ejemplo. No debemos dejar que ese estúpido, que ese iletrado profesorcillo de politología, que ese candidato a miembro y secretario general del Polivurov arruine España, la convierta en una isla más del retrógrado y anacrónico comunismo internacional y nos condene a todos al horror de las checas, las ejecuciones sumarísimas o la total impunidad frente a los derechos humanos... ¿qué estoy exagerando? Dejad que esa alimaña con el pelo largo entre el poder, y veremos tristemente en nuestras carnes de lo que es capaz un comunista sentado en la Moncloa. Eso no nos lo podemos permitir, jamás, ya hemos sufrido una guerra civil, y es mejor que no volvamos por esos derroteros. Recordemos el millón de muertos, la posguerra terrible que vivieron nuestros abuelos, y todo porque descerebrados como éste querían "tomar el cielo por asalto", dadas por cerradas unas elecciones municipales justo antes de haber terminado, dando un golpe de Estado en el 36, bajo la bandera del Frente Popular. El levantamiento de los cuarteles militares de julio del 36 no pretendía hacerse con el poder frente a la República, sino salvarla, nada más lejos de lo que dicen los embusteros del bando perdedor, los "yayo flauta", esos que levantan el puño tembloroso creyendo que algún día España será una isla del comunismo, y sus nietos deben conseguirlo a toda costa, pagando el precio que haga falta. Y ese precio lo vamos a pagar nosotros, señores, y por triplicado, si sigue habiendo enanos mentales que voten esta opción tan peligrosa, esta locura indecible que hay detrás de Podemos, y no es otra que el partido comunista de Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Fidel Castro.

Pensemos en ello. Votar con madurez, votar con responsabilidad. Una cosa es dar una lección ética a los grandes partidos o formaciones, la otra es hundir el barco casi antes de haber zarpado del puerto. Las elecciones generales de Noviembre se juegan algo más que la victoria de una coalición PP-Ciudadanos o PSOE-Podemos. Se juega el destino y el futuro de millones de españoles, y que nuestros hijos puedan salir a la calle sin que unos sicarios aberchales o comunistas les peguen un tiro por expresar libremente sus opiniones, tal y como sucede en las calles de Venezuela o Irán."